sábado, 24 de marzo de 2012

El voto

 

Nunca vamos a ponernos de acuerdo en qué es lo mejor. La mayoría de la gente que escucho dice que hay que votar y yo creo que con los años que ya llevamos de democracia, España debería estar muchísimo más avanzada de lo que está; luego el votar ha servido de poco.

Ahora es cuando en el mundo nuestro hay más dinero y más razones para que la riqueza estuviera mejor repartida, sin embargo, no sólo siguen las grandísimas desproporciones en las distintas capas sociales, sino que la nómina de la gente que se enriquece en poco tiempo sigue creciendo incluso en la crisis; y todo eso con nuestro voto.

Los políticos sin escrúpulos hacen sus sucios negocios a caraperro, con luz y taquígrafos; sin preocuparse de que los sorprendan, porque las cúpulas de sus partidos saldrán a dar la cara por ellos, darán con un juez a su medida y en las próximas elecciones saldrán reforzados y con más votos.

Así está funcionando España y sus comunidades; con cantidad de leyes que hay que reformar y otras que están por hacer para protegernos a los que no tenemos acceso al Poder; pero como quienes tienen que cambiarlas o generarlas son los mismos políticos que se aprovechan de sus fallos o su inexistencia, así estamos. ¿Cómo se les va a pedir a los políticos que arreglen las desproporciones existentes entre lo que cobran ellos y lo que cobra, por ejemplo, un cirujano? ¿Cómo se les convence de que un trásfuga debería ser tratado como a un apestado si casi todos sueñan con la posibilidad de trepar a costa de lo que sea? ¿Cómo se les hace entender que el dinero que manejan no lo traen de su casa y que todo lo que se haga con él debe ser de uso y disfrute público, llámese colegio o canal de televisión, con lo que les gusta a muchos darles nuestro dinero a los curas y manejar los medios a su antojo? ¿Se entenderá alguna vez en este puto país que la Justicia no puede estar al servicio de las ideologías?

Por esas y muchas razones, estoy retirado de las urnas y quien quiera ser engañado, que acuda.

viernes, 23 de marzo de 2012

Cada cuatro años


  • No me gusta darles la razón a quienes generalizan; ya sabéis: a esos que dicen: los sindicatos...los vascos... los políticos... Pero la Historia reciente nos dice que votemos a quienes votemos, nosotros, generando la riqueza con nuestro trabajo, avanzamos poco y seguimos abajo, y la capa de arriba cada vez tiene más gente a base de pelotazos protegidos por políticos que hemos votado. Y lo peor es que tenemos que estar con la boquita cerrada cuatro años creyéndonos todo lo que nos cuentan; con leyes laborales tan vulnerables y fáciles de cambiar y leyes electorales tan blindadas e inamovibles.
Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain