sábado, 1 de mayo de 2010

Gaditanismo

Ser gaditaM3351M-T015no no significa participar en una competición para dilucidar quién cumple con más condiciones para serlo.

Tampoco significa que a uno le tenga que gustar todo lo de Cádiz; porque la mayoría de las manifestaciones culturales y lúdicas, son inventos de alguien en un momento determinado. Y si ese alguien, en su momento,  tuvo seguidores, es posible que también tuviera detractores; y tanto unos como otros, se mantienen durante la Historia.

Ejemplo: EM3351M-T015ste año se está hablando de hacer un fin de semana carnavalesco en julio. Bien: esa idea tiene seguidores y detractores y ambos son gaditanos. Supongamos que llegue a celebrarse ese acontecimiento y que se repita varios años (como el Carnaval Chiquito) y se constituya como tradición. Dentro de diez años, seguirá teniendo seguidores y detractores, y así hasta el final de los Tiempos ¿Quiere decir eso que los partidarios de esa fiesta son muy gaditanos y los detractores no? En absoluto: los dos tienen el mismo privilegio de llamarse gaditano (si eso es un privilegio, claro) y de presumir.

Ser gaditano significa cuidar de su tierra, respetar a sus paisanos (en cuanto a paisanos: a la gente mala no hay que respetarla sea de donde sea) y tener espíritu crítico a sabiendas de que una vez estaremos acertados y otras equivocados en nuestros gustos y nuestras  opiniones. Nada más. Nadie nos obliga (ni nos debe obligar) a que nos guste forzosamente el Carnaval, los Juanillos, la Catedral, las caballas con fideos o el Cádiz.

Se puede ser el más gaditano y, al mismo tiempo, tenerle odio al Corpus. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Salud.

viernes, 30 de abril de 2010

Igualitarismo vs. igualdad

Si yo estuviera ahora en edad de buscar novia y pensar en formar una familia, estaría amargado. No hay una mujer que me guste. Y no me refiero al físico; que en eso, el surtido supera todas las expectativas y hay hermosuras para los gustos más exóticos y extravagantes.

Me refiero a que los valores que distinguían a la mujer del hombre se han ido diluyendo y la frontera se ha debilitado.

Intentaré explicar bien lo que quiero decir para no caer en tópicos machistas ni para darle motivos a los borricos a que se pongan a rebuznar de gozo.

Antes, el privilegio de hacer el carajote sólo lo teníamos los hombres: éramos los que teníamos que ir llamando la atención y desplegando las plumas, cual pavo real, para que la guapa del barrio se fijara en nosotros. Antes, en una pandilla, la mujer ponía la cordura y más de una locura no se cometía por respeto a que alguna sufriera o dejáramos de interesarle. Antes (ya estoy pareciendo un viejo) había dos lenguajes distintos; nosotros poníamos poca vergüenza al hablar y ellas ponían algo de delicadeza por lo menos delante de nosotros.

Pero llegó la confusión y la mayoría de las mujeres equivocaron los conceptos de liberación e igualitarismo; es decir, que, para muchas, actuar como el hombre, hablar con el lenguaje del hombre y llamar la atención como el hombre, significaba liberarse; cuando se ha demostrado que el sometimiento hacia el hombre, sigue existiendo casi en el mismo porcentaje.

Queridas mías; no se trataba de que os parecierais a nosotros; eso es ir para atrás. Se trataba de que desarrollando vuestros valores y perdiendo el miedo y la sumisión, fuerais el ejemplo a seguir para transformar la Sociedad. Ahora hay que recuperar el tiempo perdido.

El WI-FI en Cádiz

 

26042010134

Más adelante pondremos los pupitres.

miércoles, 28 de abril de 2010

A ver si lo tenemos claro

Vamos a centrar la acción:

Supongamos que estamos en Marbella en el mes de agosto; vamos por la calle y nos encontramos a uno de esos jeques que tienen allí sus palacios construidos a costa del hambre de su pueblo. Y vemos que lleva a dieciocho de sus treinta y dos esposas, cada una con su burka (unos de Armani, otros de Dolce & Gabanna, otros de nuestros paisanos Ardón y Cañabate…) y amarradas por la muñeca cual reata de yeguas. Pregunta: ¿Quién será el guapo que se acerque a él para decirle que esas no son bromas y que a las mujeres no hay que tratarlas así aunque sean tontas? ¿Quién va a decirle que aquí el burka sólo lo usan los sopletistas? ¿Quién va a obligarle a amoldarse a nuestras normas y leyes? ¿Un guardia? ¿El jefe de la Policía? ¿El delegado o delegada de Educación? ¿El concejal o concejala de Igualdad? ¿El alcalde o alcaldesa?

Creo que nadie. Como todos los problemas, los de desigualdad, racismo, xenofobia, choque de culturas, inmigración…También los sufrimos los pobres. A la hija del jeque, nadie le prohibiría ir con un pañuelo a la cabeza al colegio.

Profesiones peligrosas

¿Tiene derecho a tener hijos alguien que se jue1_461ga la vida constantemente?

¿Por qué están obligados a sufrir los hijos de un montañero que por satisfacer su ego pone en peligro su vida?

Lo siento; no me da pena ninguna lo que les ocurra a esas personas. Lo que pasa es que hay un mundo de medios protegiendo esas actividades porque debe haber también intereses económicos. Deberían preguntarles a sus hijos una vez que se queden huérfanos.

Mi piconera

Ha dicho alguien (alguien del Comercio, esos que siempre están llorando), que en el muelle no había mujeres vestidas de piconera para recibir a los turistas.

¡Cuán razón lleva! cómo vamos a esperar que vengan turistas a Cádiz si nuestras mujeres no lucen las galas de piconera.

Porque ya sabemos que la mujer gaditana, de toda la vida, y hasta que murió el que murió, que es el que cuidaba esas cosas, ha hecho picón dos o tres veces a la semana para que no faltara en la casa. Es lo tradicional y eso hay que respetarlo.

Yo recuerdo que mi santa esposa, antes de casarse, tuvo que hacer el Servicio Social, encima de Segundo y Rosita, para aprender a servir bien a su marido (a los hombres nos enseñaban cómo pegar sin dejar marcas) y al mismo tiempo que le enseñaban a bordar los ternos de cama, le enseñaban a hacer picón y a bailar los “Duros antiguos”, que lo enseñaba Paquita Briceño, para bailarlo en los muelles a los forastas. Todo eso se ha perdido y es una verdadera pena. Y la culpa de todo la tiene Bibiana Aído.

DSC_1005

domingo, 25 de abril de 2010

Otra vez el Cádiz

Perdona, ha hecho sin querer Lo bueno para la Ciudad sería que el Cádiz descendiera. La vergüenza que pasan muchos gaditanos (los forofos no la pasan; la vergüenza es un sentimiento de personas normales) debe ser responsabilidad de alguien. Alguien, o un grupo de personas entre los que deben estar los directivos, el técnico y el equipo, debe hacerse responsable de este mamarracho que estamos viviendo; y los gaditanos tienen que exigir. Pero si el Cádiz al final se salva del descenso, encima, quedarán todos como héroes y nadie va a pedir responsabilidades; como si pasarlo mal durante una temporada, después de pagar un dineral por adelantado, fuera lo más normal del mundo. No lo voy a entender nunca.

Claro que algunos me dirán que si no me gusta el fútbol, por qué me meto. Y es verdad; yo soy más de los toros; pero mientras que a mí no me hacen una plaza de toros, a los cadistas les han regalado dos estadios con mis impuestos. Teniendo en cuenta que el Cádiz es una empresa privada que apenas crea puestos de trabajo.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain