martes, 3 de abril de 2012

Propuesta

Un dicho popular dice: el dinero tendría que ser como el ajo, que al año, se pudriera.
Y yo digo que si los gobiernos miraran más por sus países y menos por los ricos (que todos son unos ladrones), el dinero tendría fecha de caducidad; es decir, que cada año, caducaran unos números de serie determinados de billetes; y los ciudadanos tendríamos un plazo para gastar esos billetes o cambiarlos por los nuevos; justificando, claro está, de dónde proviene ese dinero. ¿No sería una forma limpia y barata de acabar con todo el dinero que no está declarado? Yo no soy economista; a lo peor esto está descartado por inoperante o vaya usted a saber por qué; pero a lo mejor resulta que soluciones sencillas acaban con grandes problemas; o quizá es que interese que haya dinero negro.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain