viernes, 16 de julio de 2010

El debate parlamentario

 

El Gobierno no sabe cómo sacarnos de la crisis y lo intenta, como dice Llamazares, bizqueando hacia la derecha. Porque medidas de izquierdas, que no sea la revolución, no hay; puesto que los que tienen el dinero no lo sueltan se lo pidas como se lo pidas. Es más, el capitalismo se nutre de las crisis para sacar todo el partido posible y hacernos retroceder en las mejoras que hayamos conseguido durante algunos años: mejores jornadas, jubilación a los sesenta años, mejores pensiones… Por eso las necesita cíclicamente.

La banca te abre los ojos al endeudamiento hasta tenerte aprisionado; de manera que si la cosa se les pone a ella chunga, a ti se te pone asquerosa; puesto que a ella le ayuda el Gobierno para que el sistema financiero no se hunda y a ti no te ayuda nadie.

Eso lo saben Gobierno y Oposición, pero se tienen que montar el circo de los debates para que nosotros no caigamos en el pesimismo de ver que no hay salida y para que nos creamos que están preocupados. Y no es que no lo estén; es que saben que no tiene solución.

Por otro lado, el Gobierno es consciente de que la Oposición está para hacer lo que hace, no para ayudarle a sacarle las castañas del fuego: al revés sería igual; porque el que gana es el que tiene que gobernar y si no sabe, que se vaya.

Por todo esto, es de tontos preguntarse quién ha perdido en el debate porque todos sabemos que hemos perdido nosotros.

Dinero

Cambio de cabecera

La sección de las coplas que me gustan, la titulé “Coplas que envidio”; pero como la envidia es un sentimiento negativo, le voy a cambiar ese título por el de “Coplas que admiro”. Porque yo no quiero ser  ni envidioso ni envidiado.

jueves, 15 de julio de 2010

Anécdota carnavalesca

Hace veinticinco años

Esta fue, hace 25 años, la inauguración de las travesías por la Bahía que organizó la Diputación Provincial para promocionar el turismo en Cádiz.

Se hacían de noche, en el Vaporcito, y eran muy agradables.

En la ceremonia de inauguración participamos nosotros (también Chano Lobato, aunque no lo diga la crónica). Pero, al año siguiente, la misma diputación organizó un premio, durante el concurso del Falla, en el que se elegía la letra que mejor resaltara la unión entre los pueblos de la Bahía. Así que yo hice una, en la que se contaba, precisamente, ese viajecito; y quiso el destino que nos ganáramos dicho premio, que estaba valorado en 200.000 pelas y placa. Éste era el pasodoble (de Los cubatas, claro).

Pasodoble

El verano pasao en el Vaporcito

dimos un paseíto

una noche de luna.

El barco (que olvidó su travesía),

vagó por la Bahía

descubriendo hermosuras.

Acompañaos del viejo ronroneo

de aquél motor fuerte y noble

y disfrutando del dulce mareo

que nos dio el bamboleo

cantamos pasodobles.

Saliendo de nuestro puerto

se sigue un itinerario

de pueblos que van pidiendo

que hemos de ser solidarios.

Pueblitos de mi ribera

yo os necesito y os quiero;

ya son muchos siglos de mirar las mismas olas

las mismas salinas y hasta los mismos esteros;

no dudéis ningún momento en tender la mano:

tenéis aquí un compañero.

Onomatopeyas

Cuando escribo un texto cualquiera, me siento ridículo incluyendo expresiones como "Ja, ja, ja" o similares, para dar a entender a los posibles lectores que lo que he puesto es de broma. Eso no suele hacerlo nadie que escriba artículos, novelas o cuentos; si lo hicieran, el texto sería una cosa fea y sin estetica agradable además de carecer de ritmo.
El humor y la ironía debe desprenderlo el propio texto sin ayuda de onomatopeyas de ningún tipo. Es un riesgo que corremos al escribir, pero debe ser así: el lector debe recibir el mensaje sólo con palabras; si éstas están mal usadas, hay que aprender a hacerlo bien.
He tenido no pocos problemas con eso en los dieciocho años que estuve de articulista en Diario de Cádiz; y todavía sigo teniendo algunos cuando utilizo la irónía y alguien no la pilla a la primera.
No suelo pagar con nadie: si alguien no me entiende es que me habré explicado mal, así de claro. Me ha ocurrido incluso con pasodobles.
Todo esto que digo no debe sonar a justificación, sino a que creo que debería omitirse en los escritos esa costumbre de incluir las onomatopeyas de la risa (ja, ja; je, je y cosas así) y arriesgarnos a escribir aunque alguien no nos entienda. Gana la lingüística y ganamos nosotros.

miércoles, 14 de julio de 2010

Alegría

 

“Bienaventurados los tristes y promotores de la aflicción, porque disfrutarán de más credibilidad” (Un carajote)

Por lo visto, el estar alegre es malo. En la novela de Humberto Eco, El nombre de la rosa, se castigaba la alegría porque, según decían aquellos frailes lúgubres, “Jesús nunca rió”.

Sinceramente digo, que si yo voy a un hospital a visitar a un enfermo, entre verlo hundido en la pena, con una tristeza que le consume más allá de la patología que sufra, o verlo alegre a pesar de lo que esté padeciendo, prefiero lo segundo: la miseria, con tristeza, es más miseria.

Pero en este absurdo mundo que nos ha tocado visitar, ocurre todo lo contrario: aquí se critica a todo el que quiere superarse con alegría. Aquí la gente trabaja lo que puede, se preocupa como cualquiera (¿Acaso está el País lleno de manifestaciones?), sufre el paro como en todos sitios (¿no hay paro en otras ciudades?), pero si el tiempo libre lo dedicamos a cantar y tratar de ser felices, ya salen los sombríos de siempre a censurar nuestro buen humor.

Pero a mí, lo que diga un inglés (que no sabe ni comer ni beber) me la pela; lo que me pone de los nervios (y es por lo que siento vergüenza ajena), es que cada vez que algún mindundi dice algo sobre nuestro buen humor, haya un gaditano que le da la razón y se une a la crítica. Pobres…

Raza

Lo orgulloso que se pondrá cuando los compañeros de celda le pregunten que por qué está en el “hotel” y él, con la cabeza saliéndosele del cuello diga: “Es que me cargué a un menda que miró a mi piba y dijo que estaba mu güena; y mi piba es mía y na más que la miro yo ¿sabe?”.

De esos hombres, desgraciadamente, ya van quedando menos; y mira que nos enseñaron bien con canciones, películas…De todo. Recuerdo que cuando en la mili nos dieron el mosquetón (en usufructo, claro) nos dijo el sargento: “¡Esa es vuestra novia; y como a la novia tenéis que cuidarla!”. Creí que nos iba a decir que deberíamos ir al cine con el Máuser, pero no: “Tenéis que acariciarlo, cuidarlo…Y, sobre todo, que nadie lo toque”.

Ahora hay muchos  jóvenes que están chalados y permiten que sus pibas hablen con cualquiera. Menos mal que quedan vestigios del macho ibérico que nos demuestran con su proceder que todavía, aunque sea a menor escala, quedan valores y hombres no amariconados, portadores y conservadores de esos valores y esa raza.

Raza

Ved la foto a tamaño completo, no tiene desperdicio. Es el cartel de una peli cuyo guión (dicen) escribió Franco para hablarnos de los valores que comento.

martes, 13 de julio de 2010

Holanda, ya se vio.

Me dio mucha pena de la selección holandesa.

Perder un partido siempre acarrea tristeza para el equipo que pierde; eso es inevitable. Pero para Holanda fue peor porque perdió una batalla; ese equipo no fue a jugar un partido contra España: fue a la guerra; y quien va a la guerra pone muchas más cosas en juego (o en liza) que quien va a jugar. Los jugadores holandeses no se comportaron como contrincantes deportivos, sino como enemigos furibundos; por eso, al perder, perdieron muchas más cosas que si hubieran perdido jugando.

Me dieron mucha pena.

La Reina y Puyol

lunes, 12 de julio de 2010

La Bandera

Vaya por delante que, como cualquier español, y aunque el fútbol no sea algo que me apasione, he hecho mío el triunfo de la Selección. Me ha dolido la “patá” en el pecho a Xavi Alonso. He sufrido con esos noventa minutos de incertidumbre. El gol de Andresito puso mi sangre en pie de guerra. He maldecido al árbitro tan políticamente correcto. Me he emocionado con el beso de Casillas…Pero creo que se han visto visiones y se han confundido las cosas aunque con buena voluntad.

Me refiero a que casi todos los articulistas y comentaristas de prensa escrita, así como contertulios de radio han dado en creer y hacernos creer que la gente se ha vuelto más española y españolista que nunca. Que el hecho de lucir la Bandera es un síntoma de unión y de que, por fin, la hemos adoptado como símbolo de todos. Y yo creo que si la gente ondea la bandera nacional es porque la Selección no tiene bandera; que si la  tuviera, la gente no ondearía la enseña nacional, sino la del equipo.

Cuando el Cádiz gana, los cadistas no cogen el pendón de Cádiz, cogen la amarilla y azul, que es la del Club; y así, todos los equipos; pero la Selección no tiene una con sus colores; de modo que la gente la identifica con la bandera española. No queramos ver otra cosa. No queramos darle perspectiva política, por que no cabe; aunque sea, como digo arriba, con buena intención.

domingo, 11 de julio de 2010

Coplas que envidio

De ésta no voy a decir nada porque con mi torpeza lo estropearía. Creo que voy a tardar mucho en escuchar algo mejor, o acaso igual.

No hace falta decir de quién es ¿no?

Pasodoble

Nombres; quedan sus nombres

en la lista interminable

de mujeres que tuvieron

compañeros sucios y cobardes.

Nombres. Quedan sus nombres

pero no están sus vidas:

se las arrancó el delirio

y aunque olviden las “Olvido”

no se cierran las heridas.

Son nombres de mujer

“Victorias” que perdieron la guerra en su alcoba

con los moraos de las “Lirios”

y los “Dolores” de las “Lolas”

Las “Socorro” sin socorro

que aman a hombres sin “Caridad”

que les dan “Martirio” hasta su sepelio.

Y aunque griten las “Rosarios”

y se entere el vecindario

no hay “Ángeles” ni “Remedios”.

Dentro del “Carmen” del miedo

se marchitan “Hortensias”

“Azucenas” y “Rosas” sin “Consuelo”.

Haber nacido mujer

del vientre de otra mujer

es su alegría y su orgullo y su condena.

De luto las “Manuelas” “ las Mercedes”,

“Candelarias” y “Marías”.

Malditos sean los hombres,

malditos sean los hombres

que acaban con las mujeres

y sólo dejan listas de nombres.

Tan sólo nombres, tan sólo nombres.

Jesús Bienvenido

Cosas de estos días

- Se quiere hacer un monumento conmemorativo del Bicentenario de la  Constitución de La Pepa. Creo que el mejor monumento es un parquin con capacidad para 384 coches; uno por cada artículo de dicha constitución, que se entregarían, en propiedad, a las 384 familias más distinguidas de la Ciudad. Sería un pelotasso.

-   En El Puerto enterraron al matrimonio que apareció muerto. En la misma iglesia se le hizo el responso a los dos y el cura resaltó que eran unas buenas personas: se le olvidó decir que él había asesinado a ella. De camino dejó un mensaje muy edificante: se puede matar a la esposa sin perder el derecho a ir a los cielos.

-   Un grupo de periodistas gaditanos ha estado en Filipinas en unas jornadas de intercambio para fomentar el uso de nuestro idioma en aquellas tierras. No estaría de más que también lo fomentaran aquí, entre los periodistas, que son los que más estropeado lo tienen.

Pulpública de España

República

 

 

 

 

 

 

¡Viva la República de los carajotes!

 

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain