jueves, 6 de diciembre de 2012

Los esfuerzos

 

Cuando un hombre o mujer decide tener hijos, ya asume (hablo de gente normal) todos los esfuerzos que debe hacer para sacar al niño adelante; para llevar a cabo su misión. Y ningún padre o madre con consciencia de lo que es, se pasa la vida recordando a sus hijos esos esfuerzos que tuvo que hacer.

Sin embargo, los políticos no se enteran de que ellos se han presentado a políticos para trabajar por mejorar las cosas. Nadie los llama; se presentan voluntariamente porque se creen válidos; pero a la primera de cambio, en cuanto mandan arreglar un jardín o a encalar una tapia, ya empiezan a recordarnos “el gran esfuerzo” que han tenido que hacer para llevar a cabo esas impresionantes misiones. La frase “Hemos hecho un gran esfuerzo” la escuchamos un día sí y otro también. Y ya hay que decirles a esos esforzados políticos que no hagan más esfuerzos; que se vayan a descansar o a su anterior trabajo, que por lo visto es más cómodo.

Hay esfuerzos para todos los gustos; si se trata de construir una autovía, el esfuerzo consiste en ver si hay dinero en los cajones del ministerio (como cualquiera en su casa); si no lo hay, se le pide al banco y si el banco se niega, la autovía se queda sin hacer. El verdadero esfuerzo consistiría en poner el dinero de su bolsillo y que él pasara hambre por su país; pero como ese caso no se ha dado ni se dará ¿Me quiere explicar esa mierda de político dónde puñetas está el esfuerzo? Cuando sepa contestar a esa pregunta tan sencilla, puede hacerlo por aquí; por el Fesbú; para que nos enteremos todos.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Cuerpos

 

Creo que tanto el partido que gobierna como el que ha gobernado, se han llenado tanto la boca ensalzando a “Los Cuerpos de Seguridad del Estado”, que estos están demasiado crecidos y no hay quienes se metan con ellos.

Si a eso sumamos que en esos cuerpos (sobre todo en la Policía y lo hemos visto ayer) hay gente violenta que disfruta pegando, pues nos encontramos con unos cuerpos que cobran de nosotros para actuar en contra de nosotros.

Muy pocos ciudadanos se sienten más protegidos porque vea más policías en la calle; sino más perseguidos y vigilados

No hay ningún cuerpo en España que sea tan bien tratado como los de seguridad y el Ejército. Ni siquiera los bomberos, por mucho que se jueguen la vida, tendrán nunca el reconocimiento de los gobiernos. Y no digamos maestros, médicos, arquitectos, pintores o cualquier colectivo de gente relacionada con la cultura y el arte. Por mucho que nos curen, nos salven la vida, nos enseñen o nos alimenten el espíritu, donde se pone un soldado, un policía o un guardia civil, no se pone nadie. A algunos les parecerá normal; pero a mí me parece de una tristeza enorme.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Palabras viejas

 

Hay periodistas que siempre intentan sorprender inventando palabras sin sentido porque en esto del lenguaje, también las palabras parece que se ponen antiguas. Yo sé que ellos son muy suyos y cuando se emperran en alguna palabra nueva porque sea más larga o más sonora que la que antes se usaba, la usan hasta la saciedad sin preocuparse en mirar si significan lo que ellos quieren que signifiquen. Y por mucho que se les diga, no hay manera de bajarlos del burro.

Ocurre con el término ‘alimentario’ que lo usan en lugar de alimenticio porque es más sonora y más modernita; pero no tienen casi nada que ver la una con la otra. O vergonzante, en lugar de vergonzoso; que no son la misma cosa.

Ahora se está repitiendo mucho lo de ‘amartizar’, que es, dicen, cuando una nave toca Marte.

Cuando un avión toca tierra, se dice aterrizar; pero ese verbo no significa posarse en la Tierra como planeta, sino en la tierra como suelo. Aterriza porque toca tierra firme; no porque viene a la Tierra; igual que si le decimos a alguien cuerpo a tierra, se tira al suelo. Cuando ese mismo avión se posa en el mar, se dice amerizar. Si fuera como ellos dicen, se diría aterrizar también cuando llega al mar, porque la tierra y el mar pertenecen al mismo planeta.

Cuando llega una nave a la luna, ellos dicen alunizar; si en la luna hubiera un mar y allí llegara la nave ¿qué dirían? ¿Y si llegamos a Júpiter? ¿Ajupiterizar?

Lo lógico y de sentido común es decir aterrizar en la luna, en Júpiter o en Marte y dejarse de pamplinas; pero diciendo lo correcto no se presume ni se sorprende a nadie; y eso es lo que les gusta a algunos

CARTA A LOS NIETOS


Ni siquiera me atrevo a empezar esta carta con la habitual entrada de «Queridos nietos»; porque no creo que haya nada que demuestre que entre nosotros y vosotros haya algún cariño.
Nosotros nacimos en un país feo, gris, piojoso y lleno de órdenes. Nos asustaban tanto, que lo que todos llamamos respeto y buenas maneras era miedo. Cualquiera, desde cualquier ventanilla, era superior a nosotros y en el colegio era muy difícil no recibir un reglazo, tirón de oreja o una paliza, según las entendederas del educando y la bestialidad del educador; que no se daba cuenta de que, después de la paliza, el torpe seguía torpe y el bestia cada vez más bestia. Porque una paliza sólo modifica al que la da.
Con el discurrir de los años nos fuimos dando cuenta de que había otros mundos en los que las cosas funcionaban de distinta forma y nos fueron entrando las ganas de probar otros sistemas políticos; así que cuando al que mandaba se le fue agotando su tiempo, unos con fuerza, otros con valentía, otros con prudencia, otros con miedo y todos con ilusión y esperanza, fuimos probando lo que significaba tener una patria libre, sin dictadores y en la que uno podía sentirse como un habitante y no como un huésped.
Pero no caímos en la cuenta de que la democracia no es tal si no nos proporcionamos una manera de vigilar y aún castigar a quienes se sirven de ella, al mismo tiempo que fuimos aburguesándonos con la satisfacción de que todo estaba hecho; cuando la vida es como la labor que tejía Penélope, que nunca se concluye.
Nos tiramos en el sofá con el mando a distancia con la satisfacción contrahecha de que eran trofeos que habíamos conquistado; y nos rodeamos de pobres bienes de consumo de los que empezamos a ser esclavos; mientras, nuestros hijos crecían en un mundo de decorado sin recibir otra instrucción que no fueran las marcas de los productos. No fuimos capaces de enseñarles que la salvación no puede ser individual y que lo que tenemos sólo se disfruta si todos lo disfrutan. No les enseñamos que cada uno nace con la obligación de cambiar el mundo (los buenos intentando cambiarlo para bien y los malos para su provecho). Sólo han aprendido a tener un poco más que el vecino sin tener en cuenta de dónde saliera eso; así que el teatro en el que nos movemos, cada vez tiene más decorado y menos guión que merezca la pena interpretar.
Y ahora, vosotros, los nietos, no vais a heredar un país feo, gris y piojoso. El mundo que heredáis está lleno de colorines y de aparatos digitales. Donde había piojos pusimos SIDA; el miedo lo cambiamos por agresión y les estamos haciendo pasar a los maestros de hoy, lo que sufrimos con los de ayer; pero os puedo asegurar que en lo demás, todo lo que vais a recibir será peor que lo que nosotros recibimos. Por eso decía arriba que no hay motivo para que nos tengáis cariño.

SALIERISMO

 

Siempre intenté no ser envidioso ni envidiado; pero claro, lo de envidioso se puede conseguir con un poco de esfuerzo; pero lo de envidiado… aunque uno se comporte con naturalidad, no haga alardes de ningún tipo, ni demuestre predilección por objetos que sólo sirven para despertar sentimientos oscuros y cosas así, pues es difícil evitarlo; porque como no depende de uno puesto que uno es el objeto pasivo y el que te envidia, encima, lo hace con disimulo…

Pero yo iba a un comentario que ha hecho Fernando Santiago de mí, tratándome de intruso en la profesión de periodista. Lleva el hombre mucho tiempo con eso; bueno, con eso y con todo; porque no conozco un articulista que se repita tanto (quizá Pérez-Reverte, que por eso dejé de leerlo); todos los veranos nos tiene este buen señor, me refiero a Santiago, que poner de chusma a todos los que vamos a la playa; cada verano la misma cantinela cansina de querer hacer gracia a costa de meterse con los que queremos pasar un día como nos dé la gana aunque comamos arena; y todos los años nos tiene que recordar al cruzado don Romualdo para darme una de cal.

Yo lo comprendo; tiene mucha malage haber estudiado una carrera, para que te llegue un niñato, mecánico de Astilleros y sin estudios primarios, y que escriba mejor que tú; en verso y en prosa. Eso revuelve tus centros. Pero si tú eres un intelectual, no deberías portarte como los «chusmas» que criticas.

Que a un insignificante (como yo) le concedieran el mejor sitio y el mejor día del Diario de Cádiz para escribir lo que le diera la gana y durante dieciocho años, es complicado asumir.

También es difícil digerir, que a ese intruso le conceda un premio la Unión de Periodistas (que ya no existe) por su «labor valiente en las retransmisiones del Concurso del Falla»; y que más tarde reciba otro premio de la Asociación de la Prensa (con su voto en contra, claro) como miembro del equipo de Onda Cádiz, también por las retransmisiones.

Son cosas a las que nunca di importancia; pero claro, yo no estoy nada más que en mi pellejo.

Un amigo mío le llama a esto «salierismo»; que viene del coraje que le daba a Salieri que Mozart hiciera la música como el que juega al billar. Hombre, ya sé que yo no soy Mozart; pero él tampoco es Salieri.

Lo que yo he dicho siempre: no se debe uno fiar de quien no sabe compartir una copa con un amigo: la coca-cola sola produce diarreas de todo tipo.

viernes, 10 de agosto de 2012

Playa para todos

Tanto a la pequeña, mediana y alta burguesía como a la aristocracia, les molesta mucho que los bienes, ya sean culturales como naturales, se democraticen y que todos podamos disfrutarlos. Aquí mucha religión, mucho golpe de pecho, muchas comilonas con los curas, pero nadie nunca ha reconocido que tenemos todos los mismos derechos; así que hay quienes sostienen (aunque disfrazado de broma e ironía) que la civilización va al traste porque a la gente le guste disfrutar de un día de playa y llevarse una tortillita.

Cuando eso te lo dice un millonario que tiene oportunidades mil de refrescarse y hacer llevaderas las calores del verano, todavía tiene un pase; pero que te lo diga el que tiene que levantarse a las seis de la mañana a defender un sueldo y lo máximo que se puede permitir es un mes de vacaciones aguantando a la parienta, es de juzgado de guardia por no decir que es para escupirle a la cara.

A esa gente siempre le molestó la democratización de la playa; la tenían para ellos; para sus carreras de caballo y lucirse en la terraza del balneario; ellas con sus pamelas y sus polisones y bañadas en perfumes para que se pudiera resistir el pestazo a vagina «revenía» y dos veces pasada de fecha y ellos rodeados de una asquerosa mezcla que formaba el olor del puro con el de los alerones; porque los machos no se echaban colonia pues tenían que «oler a hombres».

Creo que esa gente ha tenido más enfermedades que nosotros siempre, por la cantidad de ropa que usaba incluso en los agostos de aquí. Pero tenía que lucirse de esa guisa incluso en la playa. Y, carajotes a más no poder, no nos perdonarán nunca que nosotros, los de abajo, tomáramos la playa al asalto para lo que es: echar el diíta y bañarse. Como tampoco perdonan a las autoridades por no fusilarnos a todos por hacer eso. Pobres ellos y los tiesos que piensan como ellos.

lunes, 30 de julio de 2012

Perrillos

Ya ha salido la sentencia por la cual las emisoras de radio no tienen que pagar lo que pedía la Liga Profesional de Fútbol.

Es un tema que no me quita el sueño; sólo recordar que aquí, con el Concurso del Falla, se la ganamos a las radios y tuvieron que pagar.

A mí lo que me ha llamado la atención es cómo dan la noticia; porque parece que el locutor es parte de la Empresa; yo no creo que el dueño de la emisora les obligue a los empleados a hablar de la empresa en primera persona y que un locutor que está a sueldo diga: “Nos unimos las emisoras y hemos conseguido…” Cuando la Empresa no reparte beneficios con sus empleados; así que el ‘nos’ y el ‘hemos’, se lo podía haber ahorrado.

Aquí, con lo del Carnaval, un locutor de la SER (por cierto que la SER en Cádiz es la antítesis de lo que es en el resto del País) se despachó una mañana y dijo: “Los autores tienen secuestrada a la Alcaldesa”; es decir, nos puso de terroristas (el secuestro de una alcaldesa es terrorismo) porque nos negábamos a concursar si no repartían con nosotros lo que ganaban en publicidad gracias a nosotros. Y no imagino al dueño redactando la noticia, sino que lo hace uno que ni conoce al que después se lleva todas las ganancias a su cuenta y el día que tenga que despedir a doscientos, los despide sin conocer sus nombres.

Creo que mucha gente equivoca qué es mirar por el trabajo; que una cosa es trabajar con responsabilidad y profesionalidad, y otra tenerle que bailar el agua al empresario. Eso siempre se ha llamado ser un perrillo.

miércoles, 25 de julio de 2012

Vanidoso

 

Pensaba escribirle una carta a Gallardón, pero he pensado que lo más seguro sería que terminara colgada en el retrete puesto que a esta gente de derechas no se le puede hablar de sensibilidad. La Derecha y la Iglesia tienen un idilio eterno para una misión única: tener dominada a la clase más humilde, que es de la que viven; porque las prohibiciones sólo son para nosotros; ellos, cargados de cinismo (me refiero al Poder y la Iglesia) no entienden de encorsetamientos ni de privaciones; y si una joven tiene que abortar (sea una monja o una seglar) aborta y aquí, paz y después, gloria. Y a mí me da vergüenza (cada uno haga y piense como quiera) llevar el título de católico teniendo en cuenta lo que de esclavizador conlleva y porque quien con más orgullo (para ellos) lo lleva es una reina fanática (Isabel) que fue como una Hítler del siglo XV y que si no le puso más veces los cuernos al tonto del marido fue porque era una guarra apestosa que tiraba para atrás y había que tener muy pocos escrúpulos para tener un poco de intimidad con ella.

Gallardón se ha propuesto acabar con nuestras libertades usando los recovecos más absurdos y carente de un ápice de humanidad; pero como lo esperaba porque es uña y carne de otro fanático, Rouco Varela, pues no me voy a molestar en escribirle porque, encima, se va a poner gordo de pensar que nos estamos preocupando de él; que esa es otra de sus cualidades: la vanidad. Paso de él.

lunes, 23 de julio de 2012

Retroceso

 

Tarde o temprano, todos mostramos nuestra auténtica cara, por mucho que nos empeñemos en engañar a los demás con caretas interesadas.

Esta vez le ha tocado al ministro Gallardón; que se empeñó durante toda su vida política en hacernos creer (a quienes se lo creían, vamos) que era el diablo progresista dentro de su partido. Yo siempre dije que si quería dar a entender que era de izquierdas, lo mejor era que militara en un partido de izquierdas; pero que si seguía ahí, era porque su ideología era esa.
Pues como decía, ya le salió su vena derechosa y ha dicho que la malformación del feto no será motivo para el aborto. Otro pasito para atrás. Otro derecho que se volatiza por obra y gracia de los que no se conforman con darle a la iglesia lo que le quitan a los obreros y los parados; sino que, además, siguen sus directrices a la hora de gobernar. De nuevo estamos en manos de los curas; ¿Qué seguirá ahora? ¿De nuevo obligarán a confesar y comulgar los primeros viernes de mes? ¿Quitarán el divorcio y los matrimonios civiles? A mí no me extrañaría nada; y tal como está la sociedad de dividida y cada vez más grande y desproporcionada la invasión de manifestaciones religiosas aunque estén disfrazadas de folclorismo, poca gente va a protestar; así que a fastidiarse toca. Y yo, que quiero empezar a envejecer serenamente, no lo consigo por los cabreos que cojo.

sábado, 21 de julio de 2012

Mala imagen

 

No me cansaré de decirlo: los obreros (es decir, los que trabajamos a cambio de salario, sueldo o jornal), lo que tenemos que hacer es trabajar, ayudar al país y nunca dar mala imagen con protestas, manifestaciones, cortes de tráfico y carajotadas de esas que no conducen a nada bueno; sólo a que nos miren mal desde el extranjero.

La imagen que proyectemos al exterior, debe ser pulcra e intachable para que a los otros países y a la Prensa Internacional, podamos dirigirnos sin complejos y pedirles disculpas por los fallitos sin importancia que tienen otros que no son obreros, pero que también dan la cara para superar esto que nos está pasando por culpa nuestra más que nada. De modo que tenemos que pedir un poco de consideración para los del caso Gürtel, para los que han construido aeropuertos sin aviones, para los que indultan a alcaldes corruptos, para los que legalizan viviendas y hoteles ilegales, para los que gastan el dinero público en viajes de placer, para los que se hacen monumentos a sí mismo, para los jueces que no creen que la Infanta tenga que declarar en un sucio asunto de su marido, para los que dicen que los ricos no tienen que arrimar el hombro para sacar España de la ruina, para los que no sienten complejos al aplaudir unas medidas económicas que sólo afectan a los que menos tienen o decir “Que se jodan” a los parados que pierden su ayuda económica; para los que asisten al hundimiento de un banco (y con él todo el país), y ven bien que ni se investigue de oficio por la Justicia ni se cree una comisión parlamentaria de investigación… Y un etcétera más o menos largo que, en suma, son pequeños pecados que no tienen, por supuesto, la repercusión negativa que puede tener un corte de tráfico o una huelga del personal de la basura.

domingo, 15 de julio de 2012

Carta a un votante equivocado

 

Querido votante: Ante todo quiero que sepas que estoy contigo en cuanto al cabreo que debiste sentir, cuando viste que al anterior presidente le dio la crisis en toda la cara y tardó en reaccionar; tanto que después tuvo que tomar medidas contra la clase trabajadora y los funcionarios. Lógicamente, después las urnas señalaron quién debía coger el timón y en esas estamos.

Si eres honrado, debes sentirte un poco mal. Ahora, si eres uno de esos carajotes (que los hay) que encima de pobre eres de derechas, entonces me retiro y ni siquiera me atrevo a hacerte algún comentario. Pero voy a suponer que eres de los primeros: un cabreado que quiso castigar con su voto a quien le falló; y quiero también suponer que a la vista de para lo que ha servido tu voto, debes estar más cabreado que antes; porque si el anterior se equivocó en tocarnos la cartera, ahora nos están tocando la cartera y, lo que es peor, los derechos. Y te estarás preguntando que por qué tienen que tocarnos los derechos si lo que necesitan es dinero; y habrás llegado a la conclusión de que están poniendo la ideología por encima de la deuda; y, claro, en una ideología neoliberal no cabe que haya una sanidad pública, ni enseñanza pública, ni acceso a la Universidad, ni ayuda a la dependencia… y, en fin, todo lo que se ha ido consiguiendo poquito a poco. También hay que meter aquí las vacaciones, la antigüedad, la baja maternal, las pagas extras y todo lo que la lucha obrera ha ido incorporando a nuestro acervo social.

Habrás comprobado, sin embargo, que los que ganan dinero con el tráfico de drogas y la muerte de los que no han sabido liberarse de ellas, están siendo tratados con mimo, respeto y consideración, mientras que un jubilado no puede ponerse una dentadura postiza o unas gafas para la presbicia, porque el IVA las encarece un 21%.

También te has dado cuenta o has oído que las treinta y cinco empresas del Ibex 35 tienen dinero negro en paraísos fiscales; aparte de cantantes, artistas, deportistas… y que la valentía de nuestro gobierno consiste en quitarles a los parados el derecho a un año de subsidio y a la Sanidad si no se la pagan ellos.

Por eso entiendo que estés cabreado pensando en que volvemos, como muy cerca, a los años sesenta; y que dentro de diez años tendremos gobiernos tecnócratas sacados de las clases altas; porque si los jóvenes hijos de obreros no pueden estudiar, pensarás, con razón, que todos los profesionales y todos los intelectuales serán los hijos de los de siempre; y que lo que hemos vivido durante veinte años ha sido un sueño del que sólo nos quedará la frase ‘fue bonito mientras duró’.

A pesar de todo, querido votante equivocado, no seré yo quien ponga en entredicho tu derecho a votar a quien te venga en ganas. Como dijo Cela: ‘cada uno se corre como quiere’.

¡Ah! se me olvidaba; no te creas más esa milonga de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Nadie puede hacerlo porque nadie nos regala nada. Cuando tú has querido comer langostinos de Sanlúcar, has tenido que poner el dinero en el mostrador; y si te has querido comprar un coche nuevo, el banco es quien te lo ha permitido dentro de tus posibilidades. Eso es una forma de tapar las malas gestiones de ellos y hacérnoslas pagar a nosotros.

Un abrazo.

miércoles, 11 de julio de 2012

La fiesta

Es un hecho que los obreros (y al decir obrero me refiero a todo el que trabaja por cuenta ajena) tenemos más derechos de los que nos pertenecen. El PP lo sabe muy bien y no para de recordarnos que eso es lo que ha traído la ruina a España. Así que hoy ha cogido el toro por los cuernos y se ha presentado en el Parlamento con su verdadera cara. Que una cosa es lo que se promete en un programa (que es para ganar las Elecciones) y otra lo que hay que hacer para salvar a la Patria, que es algo que sólo sabe hacerlo la Derecha.

El Parlamento ha sido hoy una fiesta y los diputados de la derecha se lo han pasado pipa con las medidas de Rayoy; de modo que se han llevado la mañana aplaudiendo cada recorte porque ellos ven la salvación del país muy cerca. Cuando más han aplaudido es cuando ha anunciado que a los parados les baja el subsidio por desempleo. A mí se me han saltado dos lágrimas de emoción: “Menos mal” grité en mi casa. Ya era hora de que a los sinvergüenzas esos dejen de regalarles el dinero que por eso no buscan trabajo; porque trabajo hay para todo el que quiera trabajar y no pida el oro y el moro. Qué contentos se pusieron los diputados.

Pero también aplaudieron mucho cuando a los funcionarios les quitaron la paga de Navidad (la de Julio no la quitan porque es un recuerdo que ellos tienen de su caudillo) y los días de asuntos propios. Los pobres empresarios llevaban muchos años pidiéndolo y ha tenido que ser un valiente como Rajoy quien echara valor y pusiera las cosas en su sitio. Así que ojalá que hubiera más fiestas de esas para que los diputados aplaudan a rabiar según nos vayamos acercando al siglo XIX, que fue un siglo muy divertido; el Estado del Bienestar es un sueño de borrachos.

jueves, 5 de julio de 2012

La partícula

El bosón de Higgs, partícula que nos pone muy cerquita de comprender el sentido y el funcionamiento de la Naturaleza, me brinda dos reflexiones: primera, que invertir en investigación, a la larga, nos hace más grandes que todos los trofeos que pudieran ganar la Selección, Nadal, Alonso y Lorenzo juntos.
Y segunda; que nadie va a montar a ese grupo de científicos a un autobús y pasearlos por las grandes ciudades europeas para que todo el mundo vea que son humanos, trabajadores y preocupados por la Vida. Ellos no tienen la suerte de los que aprenden a matar, que todos los años salen con sus tétricas máquinas a que el pueblo rancio y negro les aplauda mientras desfilan ante el Rey, que ese día también se pone el uniforme de la muerte.
Ellos seguirán siendo anónimos e ignorados; no son tan afortunados como la cabra de la Legión.

miércoles, 4 de julio de 2012

El prestigio perdido

 

Es una pena, pero resulta que con el comienzo de nuestra democracia, se estrenaron instituciones que antes no tenía este país: Parlamento, Senado, Tribunal Constitucional, Autonomías…Eran (son) instituciones pensadas para hacernos la vida más llevadera porque se supone que todas las leyes que emanan, van encaminadas a facilitarnos el paso al progreso; y las que no promulgan leyes están para que estas se desarrollen de forma adecuada y nadie las viole.

Todas esas instituciones nacieron con un prestigio que iba implícito en su propia función y necesidad. Sólo por ser lo que eran (son), ya las consideramos prestigiosas e inalienables: dignas de todo el respeto por parte de la ciudadanía. Pero la ciudadanía no tiene forma de vigilar que no sean vilipendiadas, prostituidas, corrompidas…Mientras que los que sí tenían (tienen) el acceso a esa preciosa misión, son los que en algo más de treinta años les han arrebatado todo el prestigio. Por obra y gracia de los políticos y algunos jueces corruptos, todas esas instituciones nacidas con tanta nobleza, están en el nivel más bajo de la credibilidad y el honor.

Los mismos gobiernos que nos obligan a cumplir las leyes, son los que se las saltan a la torera y las acomodan a sus beneficios particulares. Y pongo un pequeñísimo ejemplo –hay miles-: quien manda en el Urbanismo de Chiclana, tiene una casa ilegal. Alguien podría decir que qué autoridad puede tener esa persona para ordenar el urbanismo y poner multas ante el incumplimiento de una ley, si ella no cumple; pues sí: dicta leyes y sanciona y obliga a los demás a cumplirlas. Ese es el ejemplo de lo que han hecho los políticos con España.

Claro, siempre hay quien dice que todos los políticos no son iguales; que los hay honrados; pero yo digo que quien ejerce el corporativismo y la disciplina de partido en torno a un corrupto, es igual que él.

martes, 3 de julio de 2012

La Ciudad del Juego

 

Que un padre de familia se arrastrara por un puesto de trabajo, aunque no lo apruebo llegaría a entenderlo; porque es dramático no tener qué llevar a su casa. Pero que sea un gobierno el que se arrastre, con la excusa de los puestos de trabajo y modifique leyes, permita corrupciones, prostitución y mafia y fomente el descrédito de todo un país, no debería contar con la aprobación de nadie decente. Pero se hará, seguramente, esa Ciudad del Juego en Madrid o Barcelona (que le pregunten a Esperanza Aguirre); y quedará demostrado que no hay ley que se anteponga al dinero; ni siquiera la prohibición de matar.

sábado, 16 de junio de 2012

Palabras inocentes

Nuestro idioma es claro y conciso aparte de precioso. Lo que pasa es que hay mucha gente empeñada en estropearlo sin saber por qué. Normalmente son los mismos que critican a catalanes y vascos por defender el suyo.
Hoy, a propósito del caso Dívar, ese chorizo que manda en la Justicia, escucho a un periodista decir que "Tienen que decidir entre dimisión y cese" cuando resulta que los dos verbos significan lo mismo. Los dos son verbos intransitivos; es decir, que la acción sólo la puede realizar el sujeto. Uno dimite o cesa en su función o trabajo: nadie puede dimitir o cesar a otro que no sea él mismo. Pero estos casos se dan porque nos asustan las palabras; cuando las palabras son inocentes. La palabra despedir es tan inocente como cesar; pero al chorizo ese no se le puede cesar si no cesa él solo; por lo tanto lo que hay que hacer es despedirlo; que es el verbo apropiado y justo.

sábado, 19 de mayo de 2012

Corrupción

El ayuntamiento de Chiclana ha nombrado, para dirigir el área de urbanismo, al partido que está formado por los que tienen viviendas ilegales. Es como nombrar a Al Capone ministro de justicia. Cada vez ponen más interés en arreglar este país.

Que qué nos queda, aguantarnos; porque, encima, hay una gran cantidad de ciudadanos que están de acuerdo con ese estado de la corrupción. Hay mucha más gente que se mueve con más comodidad dentro de un país en el que funcione el «vive y deja vivir», que en uno con ciudadanos cumplidores; porque creen que así hay más oportunidades de hacer negocio; pero después ocurre lo que ocurre: estallan las burbujas, afloran las malas operaciones y nos encontramos dentro de una crisis que nadie sabe cómo va a terminar y que por mucho que queramos endosársela a algún político torpe, es fruto de nosotros mismos por consentir esas cosas creyendo que nos pueden beneficiar. Sólo hay que mirar a los países que más les ha afectado esta ruina, para darnos cuenta de que han sido a esos que tienen la corrupción en las arterias de las ciudades minándolo todo.

jueves, 17 de mayo de 2012

Sacar dinero

Los políticos están haciendo las cosas sin tener conciencia de hacerlas. Si no, no se explica que sólo vean recortes cuando son los oponentes quienes los hacen.

Por lo visto bajarles los sueldos a los funcionarios es malo cuando lo hacen los otros y nunca está justificado. Ahora, cuando somos nosotros los que tenemos que ahorrar… Como a los ricos; a los que provocaron todo esto; a los que se van con pensiones multimillonarias no nos atrevemos a molestarlos, entonces recortamos todo lo que haga falta a funcionarios y toda la fauna de gente cumplidora.

Por eso es buena la crisis; porque está demostrando que las ideologías son toreo de salón; y a la hora de sacar dinero, todos los partidos lo van a sacar del mismo lado; de nosotros.

A mí me ha hecho mucha gracia escuchar al comunista Balderas, decir lo mismo que el ultra liberal Rajoy en cuanto ha llegado a vicepresidente: “Hay que hacer estos ajustes porque no tenemos más remedio”. Y me he reído mucho; no sé ustedes.

martes, 15 de mayo de 2012

Eso es lo que hay

A lo peor es fruto de un estado cuasi paranoico; pero voy a exponer, con la mayor claridad que me permitan mis magros conocimientos lingüísticos, mi teoría sobre la situación actual.

Creo que todos sabemos que estamos en manos del Capital; pero quizá no sepamos todos que estamos «totalmente» en manos de ese poder. Tanto, que es él el que nos permite que tengamos una democracia parlamentaria; y nos permite que, incluso, podamos votar a un gobierno de izquierdas. Y a partir de ahí se van consiguiendo derechos. ¿Pero son derechos legítimos? ¿Son derechos inalienables que nunca podríamos perder? Sencillamente, no; son concesiones graciosas que el Capital va dejando caer para entretenernos; para que el consumo crezca y nos aburguesemos y sólo pensemos en el coche nuevo y en el piso más grande para que cada hijo tenga su dormitorio (que tienen derecho, claro) y en un perro de pura raza.

Pero un día llega un presidente iluso que se cree que ya está todo hecho y se pone a sacarse de la manga (con toda la legitimidad que su ideología le otorga) derechos que el Capital no tenía asumidos; y se inventa una Ley de la Dependencia para los minusválidos pobres; y da dinero para que no sea una carga grande tener hijos; y saca leyes para mejorar la convivencia entre los seres humanos, y quiere que se preparen a los niños en esa convivencia más que en el Catecismo obsoleto y restrictivo…Y claro: eso cómo les va a sentar bien a quienes van a tener menos beneficios por culpa de esas concesiones; cómo los que quieren seguir llevando las riendas van a permitir esos aires de libertad en las nuevas generaciones. A partir de ahí es fácil intuir qué es lo que ha pasado: empiezan a cerrarse grifos, los préstamos empiezan a ahogar…Y ahora empezamos a dar los pasitos para atrás que estamos dando, para que nos sirva todo esto de cura de humildad y sepamos los obreros que todo el monte no es orégano. Habrá varias generaciones perdidas y dentro de diez años (o los que ellos quieran) volverán a dominar todos los poderes; pues médicos, ingenieros, maestros y todos los que estén en la cúpula, serán sus hijos, que son los únicos que pudieron ser universitarios. Empezaremos de nuevo pero con menos derechos; y en la Historia quedará esto registrado como un ejercicio del egoísmo humano para que nunca más los obreros aspiremos a más de lo que los capitalistas nos quieran dar.

domingo, 13 de mayo de 2012

Los dineros

Seis mil euros equivalen a un millón de pesetas. Hasta aquí (y un poquito más, claro está) estamos hablando de cantidades entendibles; pero si empezamos a sumar ceros, la cosa se complica: si a seis mil le ponemos tres ceros, a un millón le tendremos que hacer lo mismo y lo convertimos en mil millones. ¿Y si a los seis millones le añadimos otros tres ceros? pues hemos convertido las pesetas en la cantidad mágica de un billón; que es un millón de millones.
¿Cuántas cosas se pueden hacer con esas pesetas? Si un piso cuesta cuarenta millones, se pueden comprar veinticinco mil. Si un coche cuesta tres millones, cerca de trescientos cuarenta mil.
Yo recuerdo cuando Fraga decía asombrado: ¡dos billones, con “b” de bestialidad! y no hace mucho tiempo de eso. ¿Qué diría ahora que hablamos de veinte mil millones de euros con total tranquilidad? Si esas cantidades no se escuchaban ni cuando había pesetas, ¿cómo en euros están en la boca de todo el mundo?¿Alguien ha calculado cuánto es eso en pesetas? ¿Existe ese dinero? ¿De qué forma ha evolucionado el dinero? ¿Todo ese dinero lo generamos los obreros? ¿Cuánto tendríamos, entonces, que ganar? Sinceramente creo que nos están engañando muchísimo más de lo que ya teníamos asumido.

viernes, 11 de mayo de 2012

Tecnología

 
Los que tenemos cierta edad, no sé bien por qué, demonizamos la tecnología.
Cuando sale algo nuevo siempre nos ponemos en contra y con eso sólo ponemos de manifiesto nuestra torpeza y nuestra incultura.
Torpeza porque tarde o temprano acabamos aceptando el nuevo aparato (sea lo que sea), y lo que conseguimos es ir siempre atrasados. E incultura porque es como ponerse en contra de la Ciencia y la Investigación, como hacía la Inquisición.
Solemos caer en la nostalgia y lo que teníamos en el pasado nos parece mejor que lo que tenemos ahora. Así, jugar al trompo nos parece mejor que jugar con la Play. Pero es fácil asegurar que el trompo no ha hecho a nadie más inteligente. Eso por un lado; pero si seguimos para atrás, como nuestros padres eran tan reaccionarios como nosotros, a ellos les parecerían mejores sus juegos que los nuestros; así que tendremos que cuanto más antiguos, mejores juegos;
y todo lo que se ha inventado no sirve para nada.

8da8eb3a7c95x423.jpgSiempre se ha dicho y se seguirá diciendo; y es lo que tenemos que tener siempre en nuestras cabezas: el mal uso es lo que hace malas a las cosas. Más peligroso que Internet es un cuchillo, que ni siquiera hay que aprender a usarlo para matar a alguien. Sin embargo estamos rodeados de ellos y no nos dan miedo; sólo nos asustamos de los que lo usan mal. Pues todo lo mismo: hay quienes usan el Fb para demostrarse amistad y decirse lo que, a lo mejor, cara a cara, no se atrevería; y hay quienes sólo quieren echar mierda sobre otros. ¿Sobra el Face book, sobra la tecnología? No; sobran los malnacidos.

jueves, 10 de mayo de 2012

La comunión

Al llegar estas fechas y veo los niños vestiditos para el teatro ese de la Comunión, siempre me llega la misma pregunta: ¿Cuándo nos liberaremos de la cadena de la Iglesia? Que conste que mis hijos la hicieron y comprendo a los padres que no son capaces de convencer a los suyos de que eso es otra patraña. Pero lo que asusta es que estemos en manos de una gente que se ha inventado una norma para su beneficio en torno a un dios totalmente ficticio.

¿Cómo alguien puede creer que existe un dios que permite que haya países con sequía continuada con todo lo que conlleva de hambruna y muerte de recién nacidos? ¿Tan difícil es para ese dios repartir las lluvias? Está claro, viendo eso, que el mundo no es obra de ningún dios; y si lo fuera, ese dios no es acreedor de ningún rezo ni adoración; porque lo único que se gana es la desconfianza. De la misma forma, si existiera un dios justo, como dicen, cuando un juez dijera: “Te condeno a la pena de muete, que Dios se apiade de tu alma”, el que moriría rápidamente sería el juez. O si un presidente al invadir otro país dijera “Que Dios nos ayude”, a lo que le ayudaría sería a desaparecer de la Tierra.

Es decir, que si esos males endémicos del mundo no se solucionan, es porque no hay dios que lo haga. Pero ahí están ellos para convencernos; y cómo lo han conseguido que, encima, les pagamos por engañarnos. Y el Papa, para ganarse la confianza de algunos carajotes, pide austeridad en las comuniones y que no se hagan gastos supérfluos. Y eso lo dice el muy sinvergüenza desde el palacio más lujoso y caro del mundo y vestido de forma que hasta los calzoncillos son los más costosos.

Pues sigamos siendo tontos.

miércoles, 2 de mayo de 2012

CARTA A LOS NIETOS

Ni siquiera me atrevo a empezar esta carta con la habitual entrada de «Queridos nietos»; porque no creo que haya nada que demuestre que entre nosotros y vosotros haya algún cariño.

Nosotros nacimos en un país feo, gris, piojoso y lleno de órdenes. Nos asustaban tanto, que lo que todos llamamos respeto y buenas maneras era miedo. Cualquiera desde cualquier ventanilla era superior a nosotros y en el colegio era muy difícil no recibir un reglazo, tirón de oreja o una paliza, según las entendederas del educando y la bestialidad del educador; que no se daba cuenta de que, después de la paliza, el torpe seguía torpe y el bestia cada vez más bestia. Porque una paliza sólo modifica al que la da.

Con el discurrir de los años nos fuimos dando cuenta de que había otros mundos en los que las cosas funcionaban de distinta forma y nos fueron entrando las ganas de probar otros sistemas políticos; así que cuando al que mandaba se le fue agotando su tiempo, unos con fuerza, otros con valentía, otros con prudencia, otros con miedo y todos con ilusión y esperanza, fuimos probando lo que significaba tener una patria libre, sin dictadores y en la que uno podía sentirse como un habitante y no como un huésped.

Pero no caímos en la cuenta de que la democracia no es tal si no nos proporcionamos una manera de vigilar y aún castigar a quienes se sirven de ella, al mismo tiempo que fuimos aburguesándonos con la satisfacción de que todo estaba hecho; cuando la vida es como la labor que tejía Penélope, que nunca se concluye.

Nos tiramos en el sofá con el mando a distancia con la satisfacción contrahecha de que eran trofeos que habíamos conquistado; y nos rodeamos de pobres bienes de consumo de los que empezamos a ser esclavos; mientras, nuestros hijos crecían en un mundo de decorado sin recibir otra instrucción que no fueran las marcas de los productos. No fuimos capaces de enseñarles que la salvación no puede ser individual y que lo que tenemos sólo se disfruta si todos lo disfrutan. No les enseñamos que cada uno nace con la obligación de cambiar el mundo (los buenos intentando cambiarlo para bien y los malos para su provecho). Sólo han aprendido a tener un poco más que el vecino sin tener en cuenta de dónde saliera eso; así que el teatro en el que nos movemos, cada vez tiene más decorado y menos guión que merezca la pena interpretar.

Y ahora, vosotros, los nietos, no vais a heredar un país feo, gris y piojoso. El mundo que heredáis está lleno de colorines y de cámaras digitales. Donde había piojos hemos puesto SIDA; el miedo lo cambiamos por agresión y les estamos haciendo pasar a los maestros de hoy, lo que sufrimos con los de ayer; pero os puedo asegurar que en lo demás, todo lo que vais a recibir será peor que lo que nosotros recibimos. Por eso decía arriba que no hay motivo para que nos tengáis cariño.

viernes, 13 de abril de 2012

Las autonomías

Ahora, cuando tenemos que pagar deudas y tenemos que buscar de dónde sacar dinero, vamos cayendo en la cuenta de que nos hemos provisto de todo sin haber pensado antes si lo necesitábamos. Ahora nos damos cuenta de que no hacían falta setenta universidades o vemos que es un derroche tener más aeropuertos que países de Europa más grandes que el nuestro y más desarrollados.

Pero que nadie busque culpables fuera de nosotros. Los políticos no tienen otra intención ni otra meta que ganar elecciones; y para ello, se dedican a hacer concesiones a la galería. Y como a todos nosotros, como decía mi madre, parece que la boca nos la ha hecho un fraile y no paramos de pedir, pues ya está todo el cocido hecho: “Aquí vendría bien un puente” “¿Y si el AVE llegara hasta aquí?” “Por qué no construimos un estadio olímpico”. Y al venga y venga pedir, venga y venga construir, que si no, no me votan.

Y ahora resulta que sobra de todo: no hay aviones para los aeropuertos ni viajeros para el AVE. Y ahora salen las verdaderas ideologías a relucir y se empieza a hacer demagogia: ¡Las autonomías han despilfarrado el dinero! ¡Muerte a las autonomías! Si las quitamos, ahorraremos cuarenta mil millones. Y nosotros ya no nos acordamos de cuando pedíamos y vemos que sí, que es verdad; que las autonomías han gastado alegremente y nos dejamos convencer por la extrema derecha. Y yo pregunto: ¿hay que talar los árboles para evitar los incendios? Hay que quitar a las personas que hacen que las cosas funcionen mal. Hay que vigilar a los políticos para que no se corrompan y hay que exigirles que sean sinceros y que cuando no se puede hacer una construcción, que no se haga aunque cueste los votos.

Si no prohibimos el fútbol por muchos presidentes ladrones y mafiosos que hubiera, si no cerramos un ayuntamiento por mal que funcione, si no acabamos con la Justicia por mucho que manguen los jueces ¿Por qué vamos a eliminar las autonomías si han traído desarrollo a todas las comunidades? Hay que acabar con la mala gente, no con las instituciones que nos han dado prestigio incluso funcionando con defectos. Seamos responsables todos y vigilemos y denunciemos.

jueves, 12 de abril de 2012

Alargar la vida

 

El estado del bienestar ha engendrado un problema; y es que cada vez duramos más; y, por consiguiente, hay menos gente en edad de trabajar, dando de comer a jubilados que no se mueren nunca.

Eso nos lo venden los profesionales de la Medicina como un logro; y por supuesto lo es; porque no es lo mismo tener una esperanza de vida de sesenta años que de setenta.

Pero yo muchas veces me digo que qué diferencia hay entre morir con 85 que con 95, si esos diez años voy a servir para lo mismo: estorbar. El verdadero logro, el gran triunfo de la Ciencia es que nos alargaran, no la última parte de la vida que no sirve para nada, sino la de en medio: que uno llegara a los 60, con la misma agilidad que con 30. No llegar a los 90 con las mismas arrugas que tienes con 80. Si yo con cuarenta años tengo que ponerme gafas, las piernas empiezan a pesarme y la dentadura ya amenaza con negarse a comer kikos, entonces, el alargar la vida, por muy orgullosos que se sientan los médicos, más que un logro es una venganza; porque hasta los 95 años da tiempo a romper muchas gafas y muchas dentaduras; y el Seguro no las pasa.

martes, 3 de abril de 2012

Propuesta

Un dicho popular dice: el dinero tendría que ser como el ajo, que al año, se pudriera.
Y yo digo que si los gobiernos miraran más por sus países y menos por los ricos (que todos son unos ladrones), el dinero tendría fecha de caducidad; es decir, que cada año, caducaran unos números de serie determinados de billetes; y los ciudadanos tendríamos un plazo para gastar esos billetes o cambiarlos por los nuevos; justificando, claro está, de dónde proviene ese dinero. ¿No sería una forma limpia y barata de acabar con todo el dinero que no está declarado? Yo no soy economista; a lo peor esto está descartado por inoperante o vaya usted a saber por qué; pero a lo mejor resulta que soluciones sencillas acaban con grandes problemas; o quizá es que interese que haya dinero negro.

domingo, 25 de marzo de 2012

Diezmos y primicias

 

¿En un mundo con justicia harían falta oenegés? ¿Verdad que no? Entonces, podremos decir sin temor a equivocarnos, que esas organizaciones son fruto de la injusticia; y que la injusticia es la base de todo el prestigio de la Iglesia cuando se ampara en Cáritas para presumir: a mayor injusticia, más trabajo para Cáritas y más prestigio para la Iglesia.

En un mundo justo, todos los que se ponen galones a costa de la pobreza, no tendrían razón de ser, por eso la justicia es un estorbo que ellos disfrazan de utopía con la misma falta de pudor que disfrazan la caridad de solidaridad, cuando son cosas muy distintas; la caridad es pan para hoy y hambre para mañana: la solidaridad son esfuerzos unidos hoy, para acabar con el hambre de mañana.

El obispo de Cádiz, rodeado de la cohorte que aplaude sus ocurrencias, ha recordado los tiempos de los diezmos y primicias (aquéllos en los que era obligación de campesinos y pescadores entregar los primeros frutos y primera pesca a la Iglesia y el diez por ciento de los salarios), para aconsejar que aquéllos feligreses que ganen más, podrían dar una parte de sus emolumentos para los más necesitados. Pero ni una palabra de justicia; nada a los culpables de la pobreza, nada a quienes especulan con el trabajo ajeno, nada a políticas que mantienen a los ricos más ricos y a los pobres más pobres y, por supuesto, nada a la propia Iglesia a la que habría mucho que decir.

sábado, 24 de marzo de 2012

El voto

 

Nunca vamos a ponernos de acuerdo en qué es lo mejor. La mayoría de la gente que escucho dice que hay que votar y yo creo que con los años que ya llevamos de democracia, España debería estar muchísimo más avanzada de lo que está; luego el votar ha servido de poco.

Ahora es cuando en el mundo nuestro hay más dinero y más razones para que la riqueza estuviera mejor repartida, sin embargo, no sólo siguen las grandísimas desproporciones en las distintas capas sociales, sino que la nómina de la gente que se enriquece en poco tiempo sigue creciendo incluso en la crisis; y todo eso con nuestro voto.

Los políticos sin escrúpulos hacen sus sucios negocios a caraperro, con luz y taquígrafos; sin preocuparse de que los sorprendan, porque las cúpulas de sus partidos saldrán a dar la cara por ellos, darán con un juez a su medida y en las próximas elecciones saldrán reforzados y con más votos.

Así está funcionando España y sus comunidades; con cantidad de leyes que hay que reformar y otras que están por hacer para protegernos a los que no tenemos acceso al Poder; pero como quienes tienen que cambiarlas o generarlas son los mismos políticos que se aprovechan de sus fallos o su inexistencia, así estamos. ¿Cómo se les va a pedir a los políticos que arreglen las desproporciones existentes entre lo que cobran ellos y lo que cobra, por ejemplo, un cirujano? ¿Cómo se les convence de que un trásfuga debería ser tratado como a un apestado si casi todos sueñan con la posibilidad de trepar a costa de lo que sea? ¿Cómo se les hace entender que el dinero que manejan no lo traen de su casa y que todo lo que se haga con él debe ser de uso y disfrute público, llámese colegio o canal de televisión, con lo que les gusta a muchos darles nuestro dinero a los curas y manejar los medios a su antojo? ¿Se entenderá alguna vez en este puto país que la Justicia no puede estar al servicio de las ideologías?

Por esas y muchas razones, estoy retirado de las urnas y quien quiera ser engañado, que acuda.

viernes, 23 de marzo de 2012

Cada cuatro años


  • No me gusta darles la razón a quienes generalizan; ya sabéis: a esos que dicen: los sindicatos...los vascos... los políticos... Pero la Historia reciente nos dice que votemos a quienes votemos, nosotros, generando la riqueza con nuestro trabajo, avanzamos poco y seguimos abajo, y la capa de arriba cada vez tiene más gente a base de pelotazos protegidos por políticos que hemos votado. Y lo peor es que tenemos que estar con la boquita cerrada cuatro años creyéndonos todo lo que nos cuentan; con leyes laborales tan vulnerables y fáciles de cambiar y leyes electorales tan blindadas e inamovibles.

domingo, 4 de marzo de 2012

Abandono

Qué abandonaíto te tengo, mi blog; te has convertido, por mor de la pereza, en el hermano pobre del Face book, pero no creas, no todo es para siempre; y aunque uno es novelero como buen gaditano, imperará tarde o temprano el raciocinio y volveré a sentirte necesario.

No me sufras, mi blog; mi relación con Fb no es muy íntima y conociéndome como me conozco, intuyo que bastante pasajera. Un abrazo, amigo.

sábado, 14 de enero de 2012

El derecho a creer

Como soy de crítica fácil a la Iglesia, me preguntaba un amigo que por qué no va a tener derecho a tener una creencia. Le contesté, como no podía ser de otro modo, que por supuesto, que todo el mundo tiene derecho a creer en los dioses que quiera.

Ahora bien, le dije que tenemos que diferenciar muy bien Dios de Iglesia; y que aunque las dos cosas son inventos del hombre, la Iglesia lo que hace es aprovecharse de la creencia en Dios para intentar dominar. Por eso algunas veces hasta dudo de ese derecho cuando la creencia en Dios se mezcla con todo el batiburrillo de cristos, de vírgenes y santos que la Iglesia se ha inventado para que creamos en los milagros y aceptemos la dominación como algo natural. La gente que se refugia en la Iglesia es gente sin ánimo para la protesta porque todas sus cuitas y problemas los deja en manos de entes que creen superiores; y la Iglesia elabora una doctrina llena de prohibiciones cuyo cumplimiento no sólo se lo impone a sus creyentes, sino que va medrando en los gobiernos y los estados para que esa doctrina sea de obligado cumplimiento por todos.

La Iglesia española es un buen ejemplo de ese intento de dominación y nunca está contenta con los privilegios que tiene, sino que anclada en la avaricia, siempre está demandando más y más en lo económico, lo político y lo social. Por eso algunas veces digo que ese derecho a creer me asusta.

sábado, 7 de enero de 2012

La salud y el dinero


En estos días se habla mucho de la salud. Y cada vez que le preguntan a un famoso qué le pide a los Reyes, dice, pomposamente, que les pide salud; que es “lo más importante”.
Sin embargo, yo creo que la salud es “lo más importante” para poder ganar dinero, que sí que es lo más importante de la Vida. Por mucho que queramos disimularlo, primero está el dinero y después la salud.
Imaginemos, si no, una empresa que en lugar de en salarios, pagara en salud. Por supuesto, para pagar en salud tendría que proporcionar a sus empleados una buena alimentación: totalmente equilibrada y adaptándose siempre a los años que vayamos cumpliendo. Unos horarios que no alterara nuestro sistema nervioso, un vestuario apropiado para cada estación del año y un servicio sanitario cuasi perfecto ¿Aguantaría mucha gente en esa empresa aún sabiendo que podría durar hasta los 100 años? Es más: ¿se colocaría alguien en esa empresa sabiendo que no podría nunca competir con sus vecinos en tener el mejor coche, el mejor piso y mejor amueblado? ¿Cambiaría alguien la salud por ir cada domingo a una venta a comer como un guarro? Y así, todo. Los bienes de consumo, aunque protestemos, sabemos que están para consumirlos; así que no deberíamos ser tan hipócritas y a partir de ahora, cuando alguien nos preguntara qué le pedimos a los Reyes, deberíamos decir lo que sentimos: dinero; y si no, salud para ganarlo. Salud

Pinochet bendito

http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fblogs.elpais.com%2Fvientos-de-brasil%2F2012%2F01%2Fcuando-hace-25-a%25C3%25B1os-el-papa-wojtyla-bendijo-en-chile-a-pinochet-.html&h=lAQGUkrM_AQE2av-hy3zzDOvjh0wxQABs30Xu4QmBSoWWkACaptura 5 (Copiar)

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain