sábado, 24 de abril de 2010

La Cabiria

 

Ha muerto la Cabiria.

Esa mujer caminaba torpemente por la calle, seguida siempre de una leyenda. Leyenda que la aupaba o la hundía dependiendo de a través de qué boca se escuchaba. Llevaba en la cara una deteriorada belleza y te miraba inquisitoriamente, como esperando siempre un insulto o un comentario desagradable; porque, al fin y al cabo, era lo que siempre la había acompañado. Cuando comprobaba que sólo querías saludarla, se volvía amable y vulnerable.

Llegué a cogerle cariño quizá porque me creí la parte de leyenda que la presentaba como una mujer débil ante las adversidades y destino de las maldades de los que siempre necesitan tener una víctima a mano donde volcar las frustraciones.

Descanse en paz Pilar, después de una vida azarosa y, posiblemente, incomprendida.

Este pasodoble se lo dedicó mi suegro con la comparsa “Pescadores fenicios”.

Pescadores fenicios 3

6 comentarios:

  1. Vaya, siempre me intrigó este personaje de la Cabiria, del que únicamente había sabido hasta ahora por el pasodoble de "Pescadores fenicios" que tan amablemente reproduce usted aquí en su versión manuscrita, de puño y letra del propio autor (¡menudo lujo de documento!), y a través del cuplé en el que igualmente la nombraban usted y los suyos el año de "Los llaveros solitarios", aludiendo a una supuesta futura boda entre ella y el por entonces alcalde de la ciudad, Don Carlos Díaz, je.

    Por aquella época, me temo, yo no era más que un crío (poco más de un añito contaba un servidor en el Carnaval de 1984, y poco más de cuatro en el de 1987), razón por la cual le agradecería que ampliara un poco más la información sobre el tema, amigo Paco.

    ¿Qué se contaba exactamente, por ejemplo, sobre ella? Por sus palabras, y por el pasodoble del maestro Villegas, deduzco que la pobre mujer presentaba alguna especie de deformidad en su aspecto ¿Alrededor de eso giraban, acaso, las leyendas que sobre ella corrían por la ciudad?

    ¿Cómo es que se hablaba tanto de ella en los 80' (a las dos citadas coplas me remito), y luego pasó al olvido? ¿Se fue quizá de Cádiz, de tal manera que no se volvió a saber de ella hasta ahora, a raíz de su fallecimiento? ¿Simplemente dejó de vagar por nuestras calles?

    Siempre pensé que el pasodoble de Villegas había sido escrito tras el fallecimiento de la tal Cabiria, por sus versos finales, pero descubro ahora que no ¿Podría explicarnos a todos un poquito mejor, entonces, la letra del pasodoble? ¿Por qué esas alusiones a cierto poeta, y esa referencia a un "ninot"? ¿Se le dedicaría acaso aquel verano del 86 algún cruel juanillo a la mujer, y de ahí la letra del pasodoble?

    A ver si me puede resolver usted todas estas dudas, señor Rosado, que ya digo que me causa bastante curiosidad el asunto.

    Y ya puestos... ¿qué tal anda su suegro? Tengo entendido que anduvo pachucho por Carnaval. Espero que ya se haya recuperado, aun cuando el buen hombre tenga, lógicamente, los achaques propios de su edad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Dándole vueltas al tema, he recordado que también la estupenda comparsa de 1988 "Al compás de mi cepillo", de José Manuel Prada Durán y el grupo de la Peña Nuestra Andalucía, le dedicó un pasodoble a la Cabiria dentro de su repertorio.

    Así relataba hace unos años la historia de dicha copla un antiguo componente de la agrupación en cierto foro de Carnaval con el que me he topado rebuscando por la red, ofreciendo de paso algo más de información sobre semejante personaje:

    "El año de "Al compas de mi cepillo", mi caminito pa'l ensayo pasaba todos los dias por la calle Compañía hasta el Mentidero que era donde ensayabamos. En esta calle, veía todos los dias tirada en un escalón de una casapuerta medio borracha a Pilar "la Cabiria".

    Un día en el ensayo, en un descansito y en una conversación en la que se hablaba de política, el Pillo comentaba la vergüenza que le daba cada vez que alguien le pedía una limosna. Yo....., pues hice mi comentario sobre "La Cabiria", de que no entendia como esa mujer estaba tirada en la calle.

    Dos o tres días después de esa conversación, J.M.Prada trajo una letra preciosa a Pilar en la que contaba el por qué de su situación, debido a un mal de amores. A mi me impactó una estrofita del mismo que decía....

    ....MIRA QUE AMARGA IRONIA
    QUE TE ESTAS MURIENDO SOLA
    EN LA CALLE COMPAÑIA....

    Bueno...., pues despues del Concurso y un dia de Carnaval que habiamos quedado la comparsa para ir a cantar por ahí, se cuela en la Peña Nuestra Andalucía................ Pilar "la Cabiría"..... a pedir un libreto y una cinta, porque le habían dicho que llevabamos una letra alusiva a ella.

    El Silva le dió lo que pedía.... además de 10.000 pelillas de la epoca y.... la sentamos en una silla cerquita del tablaito de la Peña y la comparsa le cantó a "la Cabiria" su pasodoble.

    P.D. Hace dos dias vi a "la Cabiria" por la calle Navas. Va en silla de ruedas pero está muy bien y me saludó dandome dos besos.

    Y está fué la historia de una copla."

    Las últimas palabras parecen dar a entender que la buena mujer recondujo su vida finalmente, y quizá por eso dejara de ser un personaje tan popular como parece que lo fue en los años 80', al abandonar la calle. Espero que así fuera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Alfred: la historia de Pilar puede ser leyenda urbana o puede ser realidad.
    La que yo conozco es que fue una mujer guapísima que estaba de sirvienta (empleada de hogar)en una casa burguesa de Cádiz y tuvo una historia de amor con el "señorito"; que fue el que la hirió con un vaso en la cara y le destrozó el ojo.
    Tuvo un hijo fruto de esa relación al que separaron de ella y lo criaron los curas de no sé dónde.
    Se volvió alcohólica y se convirtió en la burla de la gente desaprensiva. Cuando Carlos Díaz fue alcalde ella se "enamoró" de él y cuando bebía se iba al Ayuntamiento a gritarle piropos.
    De ahí el cuplé de "Los llaveros".
    Con el Tiempo, Dora se hizo cargo de ella y consiguió que dejara el alcohol; le devolvió algo de la belleza que de joven pudiera tener, y se paseaba limpia por las calles. En esa etapa fue cuando yo empecé a tener trato con ella porque paraba(no bebía)en el bar de Tere Torres, El Café de Levante, que estaba al lado del mío La Copla.
    Lo del "ninot" de Enrique es una metáfora para explicar que ella misma se estaba quemando por dentro con la bebida.
    Espero que todo esto te sirva. Un beso para Cabiria.

    ResponderEliminar
  4. Claro que me sirve, amigo Paco. Muchísimas gracias.

    ¿Y de su suegro, nuestro entrañable Don Enrique, qué me dice?¿Se encuentra bien?

    Espero de veras que sí.

    ResponderEliminar
  5. Mi suegro duerme metío en manteca; está estupendamente a sus 86.
    Corrió el rumor de que estaba malo, pero era aburrimiento de estar solo en su casa. Ahora hay una hija con él y ya está bueno.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de veras, Paco. Ojalá que siga así durante muchos años más.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain