sábado, 24 de abril de 2010

Buenos después de muertos

La frontera entre el sinvergüenza y la persona adorable, es la muerte.

En cuanto alguien se muere, tenemos la costumbre (como hace la religión), de perdonarle todas sus faltas y en seguida colocarle en el Cielo.

A lo mejor es que no conocemos a nadie en su totalidad ni en todos los órdenes de la vida. Por eso, cuando alguien muere, deberíamos preguntarle a su familia cómo era el finado; así no caeríamos en el ridículo de hablar bien de alguien que no lo merezca; porque hay muchos “prendas” que son sociabilísimos y entrañables como amigos, y verdaderos verdugos como padres y esposos.

Espero que todo el mundo intuya de quién estoy hablando sin necesidad de nombrarlo. Y si tuviera que nombrarlo, lo nombraría: Yo no tengo pelos en la lengua.

La Cabiria

 

Ha muerto la Cabiria.

Esa mujer caminaba torpemente por la calle, seguida siempre de una leyenda. Leyenda que la aupaba o la hundía dependiendo de a través de qué boca se escuchaba. Llevaba en la cara una deteriorada belleza y te miraba inquisitoriamente, como esperando siempre un insulto o un comentario desagradable; porque, al fin y al cabo, era lo que siempre la había acompañado. Cuando comprobaba que sólo querías saludarla, se volvía amable y vulnerable.

Llegué a cogerle cariño quizá porque me creí la parte de leyenda que la presentaba como una mujer débil ante las adversidades y destino de las maldades de los que siempre necesitan tener una víctima a mano donde volcar las frustraciones.

Descanse en paz Pilar, después de una vida azarosa y, posiblemente, incomprendida.

Este pasodoble se lo dedicó mi suegro con la comparsa “Pescadores fenicios”.

Pescadores fenicios 3

viernes, 23 de abril de 2010

Gineto

Donsemento me manda esta dirección para que quienes no lo hubieran conocido, disfruten del arte de éste flamenco desaparecido hace unos días.

http://www.youtube.com/watch?v=5A2WbaAI9fc

La ilegalidad que nos persigue

Como sólo suelo equivocarme constantemente, auguro que el hotel ese tan feo que han hecho en Zahora, es para toda la v49f942542e9612a2b6a36c174aa0229eida. Al final, y como ocurre siempre, no habrá culpables; nadie sabrá cómo se ha construido un hotel y ni siquiera ha pasado un guardia a preguntar qué están haciendo. La de multas que habrán puesto por aparcar al lado de la obra; pero la obra ha seguido “palante” y todo el mundo (alcalde, concejales, jefes de policía, abogados, fiscales…) viéndola crecer y pensando en los días de vacaxciones pagadas que van a pasarse allí por mirar para otro lado.

Cuando alguien decida que hay que tirarlo, empezarán a poner de pantalla a los obreros y a apelar a la cordura para que no quede nadie en el paro. Así que ya sabes: hotel para toda la vida.

jueves, 22 de abril de 2010

Receta de cocina

Pinchitos morunos

Hay muchas maneras de preparar los pinchitos y casi siempre están buenos.
La particularidad de los pinchitos morunos es que, al contrario de todos los que vemos por aquí, no llevan pimentón; que creo que se lo agregan para darle vista. Otra cosa es que ellos, los árabes, como no comen cerdo, los hacen con cordero (si la cosa está bien) o con carnero si  la cosa está cortita.


Ingredientes

1Kg. de babilla cortada en dados medianitos.
100 grs. De tocino fresco, cortado en daditos muy pequeños.
1 cebolla pequeña.
1 vasito de aceite de oliva.
Un buen matojo de perejil.
Una cucharada de las de café, colmada, de cominos molidos
  “           “         “   “    “    “    rasa, de cayena molida
Media     “         “   “    “    “       “   de jengibre molido
Sal
Pimienta molida.

Modo de hacerlos

En el vaso de la batidora echamos el aceite, la cebolla cortada a gajos la sal y las especias. Cuando todo esté hecho una pasta, lo echamos, junto con la mitad del perejil picado, sobre la carne que ya estará en un cuenco junto con el tocino.
Lo mezclamos bien y lo cubrimos todo con el resto del matojo de perejil (sin picar) bien extendido y lo dejamos en la nevera un mínimo de ocho horas.

Cuando vayamos a ensartarlos, intercalamos un trocito de tocino entre dos de carne. Ésto se hace para que al contacto con el fuego, el tocino impregne de grasita a la carne.
Lo normal es hacerlos al fuego de carbón y en parrilla; es como están más buenos.
Al hacerlos, tened al lado un platito con medio limón exprimido y pimienta negra, pinchamos el limón con un tenedor por el culo y antes de quitarlo del fuego, le ponemos un poco al pinchito. Se sirve con una rebanadita de pan pinchada en la punta. Si a alguien no le gusta el picante, mejor que no los coma, antes de cometer el sacrilegio de no echarle picante al pinchito.


martes, 20 de abril de 2010

Infantiles y juveniles

Si este blog lo leyeran los juveniles que salen en agrupaciones, yo perdería la tranquilidad porque el deporte favorito de esas criaturas es meterse conmigo. Me tienen como a un enemigo porque, según ellos, sólo hago criticarlos   a falta de algo mejor que hacer. Nunca entienden que la crítica es lo que nos hace mejorar y que para hacer una crítica no es necesario saber hacer lo que uno critica; es decir, que cualquier humano puede hacer un comentario crítico sobre cómo juega el Madrid (y de hecho lo hacemos todos) sin saber jugar como Guti.

A pesar de ello, voy a decir algo que les va a molesescanear0003tar mucho: hay que conseguir que los niños que se presenten al Concurso, hayan aprobado, con nota alta, el curso anterior en el colegio; y los que tengan edad de instituto, igual.

Algunos sostienen que eso es cosa de los padres, pero a mí me parece que el Ayuntamiento, al organizar el Concurso, puede estar fomentando generaciones de niños que pasan, en un local de ensayo, las horas en las que deberían estar estudiando.

Si a los padres les da igual, peor para ellos, pero el Consistorio no debe seguirles el juego a esos padres.

Con las ninfas infantiles (ya que no consigo que las quiten), opino lo mismo, en lugar de por sorteo, se tiene que elegir a la que más interés ponga en los estudios.

Internet

 

¿No es mejor que en lugar de gastar dinero en que haya Wifi en las plazas, el Internet de casa fuera más barato?

Una ciudad llena de gente por sus plazas mirando sus ordenadores es peor que una ciudad vacía.

Las calles cumplen su cometido si hay gente por ellas paseando y mirando escaparates, no sacando a pasear una pantalla para hablar con el vecino.

Desafección

En las próximas elecciones no creo que nos llamen otra vez para votar ¿Con qué nos van a ilusionar? doscientos sesenta imputados del PSOE por corrupción y doscientos del PP ¿Eso vamos a perdonarlo? Conmigo que no cuenten: está muy lejos el colegio electoral de mi casa como para que yo me dé esa caminata y que se la apropien unos corruptos. Lo siento: cuando en una tienda no hay lo que necesito, me voy sin compra y sin complejo; y si alguien me dijera que si no comprara nadie tendría que cerrar la tienda, le contestaría que procurara vender productos de calidad.

lunes, 19 de abril de 2010

Adiós a la crítica

Los autores de carnaval, los copleros gaditanos, en cuanto nos vimos rodeados de democracia, aprendimos con rapidez que las coplas se habían inventado para criticar a quienes nos gobernaban; de modo que a los primeros ayuntamientos elegidos por los ciudadanos, los miramos con lupa y les sacamos todos los defectos posibles e imposibles. Ninguno de nosotros tuvo en cuenta, por miedo a que nos acusaran de estar “vendido al poder”, que se había heredado un ayuntamiento pobre y viciado por corrupciones de cuarenta años. Así qAyuntamientoue nos pusimos a escribir “por derecho” y sin pelos en la pluma; y entre nosotros, el Diario de Cádiz y el propio Partido Socialista, que empezó a poner palos en las ruedas al carro de Carlos Díaz, favorecimos la entrada de la Derecha en el Ayuntamiento.

Ahora, la hegemonía de esta señora que nos gobierna se está haciendo eterna sin que los autores, los copleros gaditanos, hayamos dejado en la memoria colectiva apenas tres o cuatro letras críticas que merezcan la pena. Los autores “grandes” apenas pasan de puntillas por la gestión de la alcaldía; y los mediocres (es decir, la mayoría) sólo nos acordamos de ella para decirle fea; cosa que a ella le encanta porque mientras le digan eso, seguirá haciendo de Cádiz lo que a ella le dé la gana creyendo siempre que eso es lo que queremos.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain