viernes, 25 de noviembre de 2011

Seguimos igual

 

Hoy en la Radio (mañana saldrá en la Prensa) he escuchado el resultado de unos estudios que se han hecho a base de encuestas entre chavales y chavalas de institutos de enseñanza secundaria, referente a las relaciones de parejas y se me han puesto los vellos como alcayatas gitanas al escuchar que las chavalas tienen como sueño principal el tener un novio; que ven normal que el novio les controle el listín telefónico o que se sientan celosos por cualquier cosa porque eso es una prueba de amor.

He sentido pena de comprobar que pasan los años y son ellas mismas las que siguen pidiendo a los hombres que las dominen y las dobleguen porque creen que sólo están hechas para complacer. ¡Y lo dicen ellas! Con lo modernas que son para vestir, peinarse, hablar, conocer al último cantante…Y las pobres son tan obsoletas como sus abuelas pero con menos dignidad; porque, al menos, sus abuelas, no tenían su información, su acceso a la cultura y sus conocimientos.

Me ha entristecido pensar que queda mucho para que se pierda la imagen del niño chuleta, golfo y feo que se lleva de calle a la más guapa, porque ella cree que necesita su protección y porque necesita presumir entre sus amigas de que ha conseguido el trofeo. Me ha entristecido mucho.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Homenaje a la Alegría

 

Hacemos el tonto si creemos que lo que estamos padeciendo es una crisis: una crisis tiene un principio y un final; esto es un destino. Esto ha sido meticulosamente pensado para dominar Europa. Esta es la tercera guerra mundial; incruenta, porque no hay disparos; pero cruel al fin y al cabo; puesto que destruye poco a poco la moral, los sueños, las ilusiones...: el futuro. Que una familia sin trabajo no tiene futuro que no sea el infierno. Eso es lo que están haciendo los capitalistas insaciables; no nos engañemos creyendo que votando a uno o a otro podremos levantar cabeza; dentro de poco en vez de políticos habrá tecnócratas tele dirigidos y se acabó la política y, por tanto, la democracia.
El corazón y el dinero no pueden habitar la misma morada; así que no esperemos un gesto, por pequeño que sea, de los dueños del dinero.

A pesar de todo, soy optimista y, cada día, le hago un homenaje a la Alegría.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Felicitación

 

Enhorabuena, señor Rajoy; al final lo ha conseguido después de haberse tambaleado tantas veces debido a las zancadillas que tuvo que sortear desde su propio partido (Acebes, Zaplana, Aguirre…) y de los empujones dados por la extrema derecha y la Iglesia (que es lo mismo)
No sé si todo eso ha ido resbalándole o ha ido creando un rosario de promesas que ahora tendrá que cumplir; ya se irá viendo. Yo le deseo que tenga mano firme para no permitir que en sus filas anide la corrupción y el enchufismo. Lo de salir de la crisis ya sé que será si se cumplen una de las dos opciones que existen: o declararle la guerra a Alemania o hacerle caso. Es decir, las mismas opciones que había antes de que usted saliera presidente; de modo que si no escoge la guerra, hará lo que se venía haciendo, que es por lo que ha perdido las elecciones su contrincante.
Otra cosa que le daría mucha credibilidad es que consiguiera que todo el mundo pague los impuestos que tiene que pagar. No hace falta subirlos; sólo preocuparse un poco más de la economía sumergida (no la de los parados), las evasiones y las leyes que permiten que un cantante, tenista o lo que sea, pague los impuestos en otro país. Sólo con eso, no tendría que echar a médicos y maestros a la calle. Suerte y al toro.

Derechos y deberes

 

Hoy he leído una carta en el Diario de un señor que defiende a capa y espada los "derechos" de los perros. Si no fuera porque tenemos un problema grave con eso, yo me hubiera reído del que escribió la carta.
¿Derechos los perros? si ya tienen más derechos que mi moto ¿Más quieren? Mi moto paga impuestos, el perro no; mi moto sólo puede ir por las calles que determina el Ayuntamiento, el perro por las que le salga de sus orejas; mi moto tiene seguro obligatorio, el perro no; si yo quiero sacar a mi moto, tengo que llevar casco, el perro no lleva bozal. Pero es que el otro día, por mi barrio, dos perros se encontraron y se empezaron a ladrar el uno al otro como sólo los perros saben hacer, y un niño pequeño que pasaba con su madre, rompió a llorar con el corazón encogido y temblando de miedo; ¿Quién paga eso? ¿Hay alguna ley que diga que el dueño debe pagar todos los daños que cause el perro?
A ver si nos enteramos: sólo pueden tener derechos quienes puedan tener obligaciones. Cada derecho lleva consigo una obligación; luego si no se puede cumplir en deberes, no se debe exigir en derechos.
Si todo el que tiene un perro tuviera, además, un familiar al que tuviera que pasear en silla de ruedas, se daría cuenta de que el perro vive mejor que el familiar.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain