jueves, 25 de febrero de 2010

Truco de cocina

Para cocer el pescado

Aunque hay mucha gente que no come nunca o casi nunca pescado cocido, es una forma sana y exquisita de comerlo acompañado de la salsa que apetezca y si el pescado es fresco.

La mejor forma de cocer el pescado es poniendo en un recipiente adecuado para tal fin, bastante agua para que el pescado esté bañado completamente.

Se sazona con sal y pimienta y un ramillete de finas hierbas. Al hervir, se pone el pescado en el recipiente. El agua no debe entrar en ebullición. Sólo temblar para que no se agriete su carne. Una vez cocido el pescado, se aparta el recipiente del fuego, se echa en el caldo un vaso de agua fría para que no continúe cociendo y para que se conserve caliente hasta la hora de servirse.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Sugerencia

Ya que casi todos los autores están tan satisfechos con el Ayuntamiento y el único defecto que le encuentran a la Alcaldesa es que no es guapa, podrían hacer lo que hicieron otros en este mismo concurso.

Respuesta sincera

A la pregunta de qué era lo más complicado a la hora de elaborar un decorado para una agrupación, un amigo artesano fue tajante en su respuesta: cobrarlo

Pasodoble

Lo escribí para la chirigota de A. Beiro "Las niñeras mágicas"


El oro es dios y salvador,
la recompensa del valor:
es la Victoria y la Suerte.
Pero también es perdición,
sustento de toda ambición
y causa muchas muertes.
Con oro el hombre no es más hombre
pero sabe que domina al oprimido;
y un dios con oro no es más dios
pero con oro lo adornamos sin sentido.
Si forma parte del guión
sacar el oro en procesión
estamos todos perdidos.
El oro es la virtud,
el oro es el pecado,
el oro es la penitencia.
Y no hay más buena solución que un buen dorado
pa abrillantar las conciencias.
Con oro comprarás sólo lo que se vende:
pobres amistades, falsos palmeros y amores huecos;
mil ejércitos de muñecos
que te adulan y te divierten.
El oro es el ídolo que adoramos y perseguimos
y por eso lo maldecimos
si lo disfruta otra gente.

lunes, 22 de febrero de 2010

Modo de pensar

Hemos de tener en cuenta que el público que cabe en el Falla tiene, por su número y su diversidad socioeconómica, valor de encuesta; es decir, que una pregunta que se les hiciera a esos espectadores, daría una respuesta muy cercana a lo que piensa la ciudad entera. Luego lo que se aplaude en el Teatro por estar de acuerdo con lo que se ha cantado, es un reflejo de lo que pensamos la mayoría de los gaditanos.

Conclusión; que según lo que el público ha aplaudido, los gaditanos somos machistas pero estamos a favor de las mujeres; consideramos que está bien  que las niñas aborten pero nos cabreamos si lo hacen; odiamos el nacionalismo vasco y catalán pero decimos que Cádiz es la única patria que reconocemos; nos declaramos andaluces de pro, pero mientras somos solidarios con Haití y el pueblo saharaui  le decimos al jerezano que se joda con la que le está cayendo.

Esto es sólo una pequeña muestra (para no extenderme mucho) de las cosas que aplaudimos en el Falla, pero la relación es extensísima y lo que demuestra es que cuando entramos en ese teatro para ver el Concurso, o bien dejamos la personalidad en la puerta o nos embelesamos tanto con la forma de cantar y las voces de los tiranditos por arriba, que ni escuchamos las letras. El caso es que no habría sociólogo en el mundo que hiciera una justa valoración del modo de pensar del gaditano. Pero bueno, si así somos felices...

Pensamiento carnavalesco

El mayor cajonazo que se da en el Falla, siempre se lo lleva la sinceridad.
Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain