lunes, 25 de julio de 2011

Clase aparte

¿Cuánto van a tardar los políticos en sentarse a hablar para transformar la política y hacerla agradable, entendible y creíble?

Me hace gracia que todos, o casi todos, ven con simpatía el movimiento 15M, pero a lo que se pide, ni caso. Ellos de verdad se han creído que son una “clase aparte” y que lo que se pide no afecta a ellos y sus familiares. No se enteran de que ellos son también parte de la Sociedad. Es curioso, por no decir cómico y esperpéntico, que en el momento en que son elegidos, ya dejan de sentirse perjudicados por leyes retrógradas y perjudiciales para la democracia. Si un tránsfuga, por poner un ejemplo, es un individuo abominable, lo será milite en el partido que milite. Y si se puede dictar una ley que impida el nacimiento de un trásfuga ¿Por qué no se hace y tenemos que estar escuchando siempre frases grandilocuentes que en el fondo son payasadas que nadie quiere escuchar?

Pues así todo: tenemos la política que nos han elaborado los políticos; de modo que si la gente se aparta de ellos e incluso les insultan, no tiene más remedio que aguantarse.

¡Ah! y que no se olvide: si en un partido hay un corrupto y el partido no lo aparta, todo el partido es corrupto.

“Comerciantes”

¿Por qué cuando se habla de los próceres de la Ciudad, sólo se habla de sus obras de beneficencia? A mí me gustaría saber más cosas de esas personas. Sabemos, por ejemplo, que Ana de Viya donó unos terrenos para que se construyeran las escuelas salesianas; ¿pero por qué no nos cuentan cómo los consiguió? Admiramos a Moreno de Mora por construir un gran hospital, pero no sabemos cómo ganaba el dinero ese señor, qué empresas tenía, cuánto pagaba a sus obreros, si daba vacaciones, cuál era la jornada laboral, si explotaba a niños...

¿Por qué a los historiadores les da tanto reparo contar esas cosas? ¿No será porque serían todos unos sinvergüenzas piratas amparados por ese eufemismo de "comerciante" que vale para tapar cualquier negocio sucio, y que lavaban su conciencia con obras de caridad para que su dios estuviera contento con ellos? Pregunto ¿Eh?

domingo, 24 de julio de 2011

Hablar mal viste mucho

He disfrutado un rato con una entrevista a Gabilondo y ha dicho, entre otras verdades como que Tele5 ha convertido su cadena en una fosa séptica, que es verdad que en España se habla y se escribe mal, pero que mucha culpa tienen los periodistas.

Esto que dice Iñaki, aunque es una verdad palmaria, los periodistas (aunque algunos se escapen) siempre lo niegan; y siguen usando el idioma como les vienen en ganas y plagando los programas de radio y televisión de palabras malsonantes y ordinarias. Ellos creen que así se acercan más a los ciudadanos; y en lugar de marcar unas mínimas normas de decencia, llevan a los periódicos y la radio, la misma forma grotesca y soez de hablar que empleamos en la calle.

A lo mejor muchos creen que eso es un adelanto; pero escuchar a un locutor decir "¡Manda cojones lo que ha hecho el árbitro!" no me demuestra ni que sea necesario ni bueno. Sólo me demuestra que como esto siempre va hacia adelante, dentro de cuatro o cinco años, cuando no nos asustemos de que diga "cojones" dirá, para impresionar, "Manda cojones lo que ha hecho el cabrón del árbitro; será hijo de puta...".

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain