domingo, 19 de junio de 2011

Manifestación

 

He estado en la manifestación y me he alegrado de haber asistido. Creo que había bastante gente y cada vez con las ideas más claras.

Pero venía por el camino pensando en para qué tiempo (pasado, presente o futuro) estaba hecha esta manifestación y he llegado a la conclusión de que era para el pasado.

En los años setenta se empezó a hacer un guiso con ingredientes todos exquisitos; pero antes de que se terminara de cocinar, los camareros nos dijeron que nos podíamos sentar a la mesa y nos fueron entreteniendo con entremeses varios. Como todos teníamos hambre, fuimos comiendo de lo que nos daban. Hasta hubo un intento de reventar aquella comida y de incluso quitar al cocinero para colocar, en su lugar, a uno de los de siempre; de los de “yo me lo guiso y yo me lo como”; que era lo que hasta entonces habíamos tenido. Pero la cordura de la gente hizo que los reventadores no llegaran a entrar ni en el comedor ni en la cocina; pero por muchas razones, se apagó el fuego y el guiso no se terminó de hacer.

Y siguieron entreteniéndonos con entremeses y seguimos comiendo de lo que nos daban sin querer caer en la cuenta de que el guiso ya se había olvidado. Nos dieron la oportunidad de elegir camareros y Maîtres; pero la comida sigue siendo la misma: para engañar al estómago.

Por eso hoy creo que se ha ido viendo el intento de encender de nuevo el fuego y con más bríos; el intento de darle el calor necesario a la olla de la que salga lo que necesitamos para mantener nuestros cuerpos y nuestros sueños. No queremos más entremeses de dudosa procedencia y elaborados con materias caducadas; Queremos un humeante plato en el que se vean tropezones de ilusiones y de luces. Si dejamos que engañen nuestro estómago, también engañarán nuestra mente.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain