sábado, 16 de junio de 2012

Palabras inocentes

Nuestro idioma es claro y conciso aparte de precioso. Lo que pasa es que hay mucha gente empeñada en estropearlo sin saber por qué. Normalmente son los mismos que critican a catalanes y vascos por defender el suyo.
Hoy, a propósito del caso Dívar, ese chorizo que manda en la Justicia, escucho a un periodista decir que "Tienen que decidir entre dimisión y cese" cuando resulta que los dos verbos significan lo mismo. Los dos son verbos intransitivos; es decir, que la acción sólo la puede realizar el sujeto. Uno dimite o cesa en su función o trabajo: nadie puede dimitir o cesar a otro que no sea él mismo. Pero estos casos se dan porque nos asustan las palabras; cuando las palabras son inocentes. La palabra despedir es tan inocente como cesar; pero al chorizo ese no se le puede cesar si no cesa él solo; por lo tanto lo que hay que hacer es despedirlo; que es el verbo apropiado y justo.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain