sábado, 29 de enero de 2011

Soleares del emigrante

 

Tus lágrimas en la arena

son gritos en el desierto.

Tú no me llores, mi mora:

pa esta vía, mejor muerto.


Si te embarcas, yo me embarco;

si te “quea” en tierra, yo me “queo” en tierra.

Hasta la muerte contigo

porque tu guerra es mi guerra.


Soñaba con un barquito

que en las olas se mecía;

pero la mar traicionera

sus sueños se tragaría.


Dioses y reyes te dicen

que somos todos hermanos;

pero en el fango te hundes

y nadie te echa una mano.

4 comentarios:

  1. Me gustaría oír tan bello verso con su música.
    Triste como una soleá y real como la vida misma.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Las escribí para Mariana Cornejo; pero nunca se las di por timidez.

    ResponderEliminar
  3. Nunca es tarde.
    A mí me dicen tanto...

    ResponderEliminar
  4. Gracias, María. Algo haré con ellas. Salud.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain