martes, 28 de julio de 2015

Banalidades

Recuerdo que con las primeras elecciones locales (ganó Valdecantos, de UCD; pero la coalición PSOE, PC Y PSA fue la que formó gobierno) había concejales que (eran obreros) se tuvieron que entrampar para comprarse trajes (ellos y sus esposas). Es más, conocí a alguno que no se había puesto uno en su vida y no sabía lucirlo; así que por seguir los dictados burgueses, estaban más raros con el traje puesto que con la ropa de toda su vida.
 Y es que nunca voy a entender por qué esa manía del traje y la corbata. ¿Nunca vamos a ser libres? ¿Nos tenemos que deber de por vida al sometimiento de esas dos prendas?

Hace tiempo que, cuando más joven, en la tele pusieron un anuncio en el que se veía a gente entrando en un teatro para un concierto y, según entraba, se fijaba en un chaval que en un palco, estaba sentado vestido con zamarra de cuero y camiseta negra mientras todo el público vestía de etiqueta. Cuando el chaval se coscó de que todos le miraban, se levantó del asiento, se abrió la zamarra y, en la camiseta, se pudo leer: "Yo también amo a Beethoven".
Huelga decir que era un mensaje para los cursis; para decirles que ni la cultura ni la ética ni la sociabilidad, tienen que ver con  el modo de vestir. ¡Y era en TVE!

Y ahora yo me pregunto: ¿Por qué hemos ido hacia atrás? Si habíamos conseguido que la indumentaria, siempre que el individuo fuera limpio, no debía importar ¿A qué viene ese sometimiento a algo tan banal? ¿Es que cada vez vamos a ser más carajotes? ¡Enga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain