viernes, 8 de enero de 2010


Es la calle Santa María. Si te fijas, a la izquierda, se ve una placa; es la casa en que nació Aurelio Sellé. Para mi gusto, el mejor cantaor de los que yo he escuchado de Cádiz.
Gozaba de un estilo personalísimo tanto por alegrías como en cantes más complicados, como son las soleares y las seguiriyas.
Fue transmisor de la soleá de Paquirri el Guanté, cantaor de quien nadie sabe dar noticia y que según José Fernández, el Melu, no existió.
Debes intentar escucharlo

2 comentarios:

  1. Queridísimo Duque:
    Soy el Marqués de la Compota, un noble esmayao como usted, venido a menos en su título nobiliario, que le ha perdido algo la pista desde que su persona se fue a vivir a “Los Ducados”. Veo que algunas aficiones nos siguen suturando a los dos, y entre ellas, muy cerca de los viejos tangos cañamaqueros, está el flamenco y sus datos históricos. Claro que también la sopa tomate con yerbabuena, la malagueña del Mellizo y una copa de manzanilla en Casa Bayo, completan nuestras grandes certezas.
    A lo que vamos.
    Dice usted que de Paquirri el Guanté nadie es capaz de dar noticias y eso, dicho así, equivale a desmentir a Demófilo cuando en 1881 ya lo menciona en su Colección de Cantes Flamencos. Quiñones retoma su figura, lo define “feo de bonito” y sugiere su homosexualidad cuando afirma que murió asesinado por un marido celoso. Se habla de él como cantaor y como tocaor y se le atribuye el invento de la cejilla, extremo último, luego desmentido por autoridades en el estudio de la guitarra. Faustino lo localiza a mediados de siglo XIX y desvela su verdadero primer apellido: Guanter. Antonio Barberán va mucho más lejos y lo documenta profusamente empadronado en el barrio de Santa María y descubre su trágica muerte encarcelado, con unas escalofriantes circunstancias.
    Nunca entenderé –dicho con todos mis respetos hacia la afirmación del Melu– la manía de negar la existencia de algo, sólo porque no se ha tenido edad para conocerlo. Los bisabuelos del Melu fueron los coetáneos de Paquirri; los que, verdaderamente, conocieron a este ilustre soleaero.
    Ya sucedió con Chiclanita, José Sarlio, enorme maestro, largo como él sólo, del que Aurelio le dijo a Blas Vega, a la hora de valorar a Antonio Mairena: “Si viviera Chiclanita, le diría a Mairena: esto es así y lo otro asao; y este cante se hace así y aquel tercio iba de la otra forma... Claro, el mairenismo más recalcitrante no toleró el comentario de Sellés y negó la existencia de Chiclanita, al que presentó como un invento de Aurelio. Investigadores tan serios como Blas Vega enseñó a todo el mundo, en 1988, su fotografía.
    Enhorabuena por su bló, señor Duque, yo le vi a usted en Sevilla cantar por bulerías de Cádiz en tonos mayores, ante un Cabrero y un Calixto Sánchez, perplejos y atónitos, ante el compás y el aire indiano que usted derramaba en su cante ¿lo recuerda?
    Le deseo mucha salud; y también mucha República.

    Javi Osuna

    ResponderEliminar
  2. Munshas gracias D.Domador de Gusarapos Granas por la clase de flamenco ... me encantan las historias de los antiguos flamencos (verdaderos)... mi abuelo me las contaba cuando era shiquetito...
    arte, compas y salud maestro.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain