viernes, 2 de julio de 2010

Qué pechá de Carnaval

Sigo con mi propuesta de incluir retazos del libro de marras

…El Concurso es un reflejo de la vida; por eso lo voy a defender siempre con las armas que sea. En él está representado nuestro carácter con sus luces, con sus sombras y con todas las cualidades humanas.

En principio, goza del espíritu que mueve al humano a inventar el Carnaval, esto es, la satisfacción falsa de representar al personaje que uno no puede ser en lo cotidiano; de revestirse de lo inalcanzable y de, a su vez, insuflarle a ese personaje todo lo que ponemos en juego: orgullo, pasión, afán de lucimiento, miedo al fracaso, ingenio, paciencia, voluntad, sometimiento, don de mando, mal y buen humor, pretensión… Si un año nos sale bien, estupendo; y si nos sale un churro, como casi siempre es por culpa de otros, empezamos para el año siguiente y con los mismos ingredientes, nuestro particular potaje.

Al Concurso también lo queremos porque satisface nuestra necesidad primaria y primigenia de demostrar que somos los preferidos; como ocurre en cualquier competición; pero aquí nos enfrentamos con una mochila de coplas nacidas y criadas aquí, lanzadas al aire por gargantas de aquí y en un teatro de operaciones decorado con mimo por artesanos y tramoyistas de aquí.

Es normal que eso levante pasiones porque el hombre necesita dioses y diablos de todos los tamaños y categorías; mitos a los que seguir y modelos a quienes imitar. Y mientras el Concurso sea el exponente de todo eso, tenemos la obligación de protegerlo y enriquecerlo como se protegen y enriquecen las catedrales, porque, al fin y al cabo, sirven para lo mismo…

                                                                                                                                                                          (Continuará)

Foto0601

Así estaba la Avenida el día que yo presenté este libro: todo el mundo se dio cita en la peña Los Dedócratas.

3 comentarios:

  1. Hay que seguir dando caña sobre todos estos temas. Pienso que eso de "Carnaval igual a Concurso" --aunque sea una equiparación no malintencionada--, hace más daño de lo que parece- La tarta es muy grande como para reducirlo todo sólo a uno de los trozos, aunque sea el que tenga pinchado el muñequito.

    "Continuará", espero que pronto.

    ResponderEliminar
  2. Sería bueno saber cómo se podría conseguir este libro, si es que es posible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que en la Fundación Cajasol, en la plaza de San Antonio, puede haber algo.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain