domingo, 8 de agosto de 2010

Pantalones cortos

 
Entre esta estética (preciosas las tres chavalas vestidas) y la de pantalón corto en una boda (como vi hace unos días en San Agustín), prefiero ésta con prohibición incluida.
En los años setenta, unos más, otros menos, nos preocupamos, a través de asociaciones, sindicatos y partidos, de que en España hubiera un régimen de libertades. Pero yo nunca pude imaginar que esta población estuviera tan poco preparada para usar esas libertades. Y no pueden imaginar el coraje que da tenerles que dar la razón a los fachas cuando decían que el pueblo no estaba preparado para ser libre: han pasado treinta años y el término libertad está ajado y casi nadie se siente libre para progresar social y culturalmente, sino para ahondar más en la ciénaga de la ordinariez. Por eso al mono, le da cada vez más vergüenza de que le digan que provenimos de él.

3 comentarios:

  1. Paco, vamoavé, que no entiendo.... coñññññño, será que todavía estoy dormio o que tu estás con el síndrome del pasadoble de Juan carlos, pero vamos a ver si me explico.

    Al final veo, que lo de la prohibición de hace 50 tacos dió a posteriori la razón al régimen, y que un gachó iba a una boda en bermudas, y por eso tiene el regimen esa razón.... ¡¡¡Paco pisha, que no me entero!!!.

    Yo es que estoy "tordía" en pantalón corto, pero te juro que a la boda que fui el sábado fue en Jerez (tomacaló)y me puse el terno azul comprado en eutimio, que comprende a la juventud en el vestir.

    Pero reconzco que me hubiera puesto muy a gusto mis bermudas de rayas violetas con mi polo rosa palo comprados en el piojito.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. que tiene de malo ir a una boda en pantalones cortos?.... no se se supone que vas a una celebracion con tu familia, amigos .... y si es tu gente que mas da la vestimenta que lleves ... no se la ropa es lo menos, en mi modesta opinión.

    Salù

    ResponderEliminar
  3. Ya se sabe que el hábito no hace al monje. Es sólo una cuestión de estética, comportamiento, recato, respeto a los demás, elegancia en las maneras, pudor bien entendido...
    Comer con las manos no tiene nada de malo, pero si se puede evitar en un lugar público, demuestra cordura.
    Sudar en verano es algo natural, pero obsequiar a los demás el olor de los sobacos, debería ser delito.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain