miércoles, 2 de febrero de 2011

Ataques a la Libertad

Esta carta la he enviado al Diario de Cádiz esperando, en nombre de esa libertad de expresión, que me la publiquen.


Señor director: qué jaleo con la agresión a Fernando Santiago. Hasta yo me he visto involucrado por meterme a abogado del Diablo; pero después me he reído. Primero por escuchar decir que esa agresión es un ataque a la Libertad de Expresión. No he escuchado cosa más ridícula. Creo que es que nos aburrimos mucho. ¿Si dos que discuten por el Madrid y el Barcelona terminan a piñas, también diremos que es un ataque a la Libertad de Expresión? Ese hombre es que estaba harto de los comentarios irónicos de Fernando y lo más seguro es que los hubiera interpretado mal. O cualquiera sabe lo que ha pasado por su cabeza; pero convertir eso en un problema internacional, me parece exagerado.

En principio, usted y yo tenemos que estar de acuerdo en que la libertad de expresión es un título o una frase; pero existir, no existe. En la Prensa, como en la vida, manda el capital; y los capitalistas (las grandes empresas) son los que dictan qué se debe y no se debe publicar. A mí (cuando era articulista) me llamó la atención el Diario por meterme con Telefónica; y me hizo entender por medio de un directivo, que mientras Telefónica metiera dinero en el Diario en publicidad, había que respetarla; es así de simple y de triste para la gente.

Fernando Santiago ha trabajado mucho por poner un candado en la Plaza de España, pero sólo ha sido un acto de cara a la galería: para que los ciudadanos nos lo creamos; porque él también sabe que esa es una batalla perdida; y que por mucho que presumamos, quien tiene el poder tiene todas las libertades; y nosotros, los ciudadanos, mientras tengamos que comer, sólo disfrutamos del derecho al pataleo. Es más, cuando me echaron del Diario, le mandé una carta y el artículo que me censuraron y ni se dignó contestarme: sabía que no había nada que hacer.

Por eso me gustaría que se tomaran las cosas en su justa medida y no las sacáramos de quicio; y los periodistas que no se crean que vayan a conseguir algo por concentrarse a favor de una persona que ni siquiera considera que los fotógrafos deban pertenecer a la APC. Hacer teatro no conduce a nada.

¡Ah! También me gustaría que cada vez que una bestia “humana” matara a una mujer, se concentraran los periodistas a la puerta de la redacción aunque fueran cinco minutos; que esos sí que son ataques a la libertad.

1 comentario:

  1. Paco, lo ocurrido a Santiago, era la Historia de un Guantazo anunciado.
    Pregunta en Cádiz, quién lo soporta.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain