jueves, 29 de julio de 2010

Los toros

Ya he contado varias veces que soy aficionado a los toros. En los años setenta, con la fiebre “animalista” que nos entró a los jóvenes, dejaron de gustarme las corridas, pero, al final, volví a mis principios.
Pero también he dicho muchas veces que no discuto esa cuestión porque no encuentro razones para defender un espectáculo en el que sufre un animal. Sólo digo que me guía la costumbre de haber nacido en una tierra educada en ese tipo espectáculos; y que si eso mismo se lo hicieran a un perro, me indignaría.
A partir de ahí, lo único que pido es cordura, ecuanimidad y ausencia de hipocresía. Si vamos a fijarnos en lo que sufre un toro en su muerte ¿Por qué no nos fijamos en lo que sufren otros animales a lo largo de toda su vida? Muy sencillo: porque esos otros animales malviven para que nosotros nos aprovechemos de su mala vida. Por eso miramos para otro lado y no queremos enterarnos de cómo vive una oca (la que nos proporciona el foie) o una gallina ponedora, por poner sólo dos ejemplos.
Me da igual si los políticos catalanes prohíben o no las corridas de toros, pero que digan por qué lo hacen; porque si es por protección, que extiendan la protección a otros espectáculos o costumbres festivas en las que también hay sufrimiento.
Aunque en el lado contrario a los políticos,  creo que hay muchos como yo; que no saben explicar por qué hay que defender las corridas y dicen cosas de Perogrullo; como que los políticos no deben prohibir. Y yo digo que según qué cosas: matar está prohibido; y habrá muy poquita gente que no esté de acuerdo con esa prohibición. Cuando hay que prohibir, se prohíbe y punto.

9 comentarios:

  1. La diferencia que hay entre el sufrimiento de un toro en la plaza y la de una oca para el foie, es que no se paga una entrada para ver como sufre el ave, ni se vende el sufrimiento de una oca como arte y mucho menos como cultura que representa un país. Lo de Cataluña es más política que defensa del animal, esa es mi opinión, pero bueno, no hay mal que por bien no venga. Es como cuando dicen que la Guardia Civil de Tráfico multa para enriquecer al gobierno. A lo mejor es verdad, pero los que infringen la ley pagan por ello, sea cual sea el fin. Más multas de tráfico me gustaría a mi ver.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No voy a quitarte razón; pero es un espectáculo tan apasionante...Y si tengo que admitir que me digan bruto, lo admito; no tengo más remedio.
    Ahora bien, ¿qué pasará con los toros? la decisión no es fácil ¿irán a los zoológicos? Después de la prohibición, imagino que nos tendremos que seguir preocupando de ellos. Salud, Amigo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Libertad para las ocas y las gallinas ponedoras por dió!. Lo digo sin cachondeo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy complicado. Tampoco podría defender la muerte del toro en la plaza, pero me gusta. No creo que se debiera prohibir, en todo caso a quien no le guste, que no vaya a verlo. Desde luego la ya prohibición va a resultar un grave perjuicio para las ganaderías gaditanas, que tenían en Cataluña su principal punto de venta.
    A ver que pasa...

    ResponderEliminar
  5. En algunos documentales he visto como una persona con cuchillo en mano cortaba el cuello a las gallinas que venian de una en una amarradas por las patas y este señor cortaba y cortaba durante su jornada, estas pechugas,estos muslos etc son los mismos que nos comemos todos incluso los mismos politicos que hacen esa prohibición.
    y cientos de reses y cerdos y bla bla bla, si esto se diera como espectaculo en una plaza seguro que ellos mismos encendían las barbacoas. aaaaa y algunas sardinitas que a estas no se les oyen los llantos
    salu2

    ResponderEliminar
  6. hombre paco esperaba tu opinión como agua de mayo, y te leo y solo te puedo decir, que llevas razón y los que somos taurinos, somos incapaces de dar una definicion de peso a la defensa de la muerte del toro en la Plaza,como tampoco podriamos definir los curristas el por que somos fieles seguidores de un torero intermitente a uno de los que hoy dia son Gladiadores y todas las tardes estan bien.
    yo soy defensor de los toros siempre y cuando al toro no se le falte el respeto, el toro nace para morir o indultarese, en la Plaza pero con dignidad.
    hombre en lo unico que podriamos discrepar o hablando me convenciera, es lo de prohibir, pienso que hay asuntos que los politicos no deben entrar en si se debe prohibir o no, creo que hay asuntos tan arraigados en el pueblo que los que debe decidir debe ser pueblo y hacerlo mediante un referendum, ya que se puede ser de esquerra republicana, y alo mejor morir con jose tomas,o con morante. hay cuestiones para mi entender que van en las conciencias de las personas y que estan por encima de los ideales de un partido politico.

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustan y emocionan las corridas de toros, no lo puedo remediar (a lo peor resulta que soy un salvaje, no se). Igual que a otros les gustan otras cosas, como un combate de karate, o un partido de rugby,.. Creo que los politicos estan actuando de forma demagogica (como siempre). Y si hay que abolir los toros en todo el territorio por el bien de la comunidad, vale... pero que sean coherentes, coño, y que se eliminen los zoos, las granjas de producción ganaderas intensivas y soltemos a los perros y gatos de nuestros hogares, y a las doraditas de las granjas pesqueras,.... en fin, que desvario y me cabreo... Y como dice Fernando de la Morena por bulerias.. VIVAN LOS TOREROS, VIVAN LOS TOREROS, Y QUE VIVAN LAS CUADRILLAS DE BANDERILLEROS...

    ResponderEliminar
  8. A mí, personalmente, me da mucha pena que los toros acaben siendo una cuestión política, social o incluso ecológica, dejando de lado lo cultural y lo artístico. Es como si trataran de que parecieran carices secundarios para disimular, según lo veo, la falta de capacidad para su apreciación por parte de los que lo condenan.

    Lo que ocurre es que, en el otro lado, también hay demasiados que llaman toreo a cualquier cosa. Me encanta el mundo del toro, pero cuando echan algunos festejillos en Canal Sur de vez en cuando, yo soy el primero que cambio de canal, por vergüenza pura. Porque eso no es Toreo, y no es una cuestión de modestia o presupuesto.

    De pedir algo a los políticos en este asunto, sería una ley de calidad para la tauromaquia. Quizá sería la creación de un comité que velara por el mantenimiento de la fiesta en un nivel digno; no sé, un consejo regulador, como tienen para el aceite o el vino.

    Quedarse, como dice Paco, con el estribillo del sufrimiento del animal son ganas de quedarse en tierra de nadie.

    Por cierto, si prohíben los toros al 100% en Cataluña, ¿dejarán de emitirse los programas esos en los que los famosos hablan de sus infidelidades? Ahí también habría que aplicar el epígrafe del sufrimiento de cierta fauna, ¿o no?

    ResponderEliminar
  9. No hay que asustarse porque se prohíban cosas. Las leyes se dictan para proteger y toda ley lleva implícita una prohibición. Tampoco me vale el argumento que utiliza la derecha: "Quien no quiera verlo que no vaya" que dice Esperanza Aguirre; porque ese mismo argumento llevado a otro terreno no lo admitirían ellos. Por ejemplo: "Quien no quiera abortar que no aborte" ¿Verdad que no lo verían bien?
    Por eso digo que estamos escasos de argumentos; tanto para defender como para incriminar.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain