jueves, 19 de marzo de 2015

Comportamiento


Me comentaba un amigo que había estado en Londres, lo distinta que es la gente de allí en comparación con los españoles. Que cómo cambia el comportamiento de la gente.

Yo creía que con el tiempo y la democracia, los españoles íbamos a copiar las cosas buenas que tienen los extranjeros. Porque una cosa es el carácter que tengamos y que no tenemos por qué perder; pero otra es lo piratas que somos y lo que nos gusta engañar y vivir del cuento.

Aquí respetamos las leyes por las consecuencias personales que conlleva el no cumplirlas, no por el beneficio colectivo que supone su cumplimiento; es decir: aquí no le decimos a nuestro hijo: “ponte el casco, vaya que te caigas de la moto y te lastimes” sino “que la multa son 300 euros”.

Tememos la consecuencia del incumplimiento en cuanto a lo que nos puede costar la multa. Si no aparcamos en un reservado para minusválidos es por temor a la grúa, no porque consideremos que los minusválidos tengan ese derecho.

El otro día, en la pescadería, una señora decía que tenía prisa porque había aparcado frente al mercado; y al decirle el pescadero que estaba prohibido y que la iban a multar, ella contestó que su hijo le quitaría la multa. Nadie se indignó ni hizo algún comentario de molestia; al contrario, hubo quién dijo: “Qué suerte tener un hijo guardia”.


Esas son dos pequeñas muestras de nuestro comportamiento, pero hay millones de pruebas que evidencian que somos unos piratas; y los de Cádiz, los peores. Porque, encima, los sinvergüenzas de aquí quieren pasar por graciosos y con arte; y en Cádiz tenemos que tener cuidado de hasta con quién nos reímos; que seguro que intentará darnos coba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain