lunes, 14 de junio de 2010

Qué pechá de Carnaval

Quiero seguir con mi propuesta anterior de ir incluyendo aquí retazos de aquel  libro que escribí hace unos años.

…Cuando llega el día, anuncian a la primera agrupación y suben el telón, lo que aparece en el escenario es un pelotón de ilusiones; un batallón de anhelos disfrazados dispuesto a volcar sobre las tablas un frasco de jugo del alma a compás de caja y bombo. Esa función primera es tan importante como la Final. Por eso lo primero que debería hacer la Organización es inaugurarlo como es debido. Debe haber una salutación de las autoridades y un pregoncillo como mínimo. No es de recibo que un espectáculo que ha cumplido cincuenta años se abra sin más, con las agrupaciones que toquen por sorteo aunque ese día toquen las peores y el teatro esté vacío (…)
(…) Llevo mucho tiempo exponiendo que sería bueno que el Concurso se abriera con una función de lujo; una función en la que, aparte de los concursantes, o en su lugar, hubiera algo más. Que se le dé categoría de gala inaugural con un espectáculo original y digno que le dé prestancia y categoría a lo más importante que tenemos en Cádiz; y no que comienza casi de tapadillo, como si al Consistorio le diera vergüenza de que en Cádiz haya algo así (…)
(…)  A los que sentimos Cádiz nos gustaría que se derrochara elegancia, que es más barata que la grandiosidad. Por eso no nos conformamos con la respuesta de siempre de que no hay dinero. Que aquí, por cuidar el populismo, se ha derrochado mucho dinero en pregones que no se han oído pasando Cortadura.
Si el Concurso no existiera el Carnaval no se conocería más allá de la Isla; Y si nos atrevemos a presentar la Fiesta en Madrid, es porque hay coros y chirigotas premiados en el Falla que nos sirven de muestra representativa. Así que no sé por qué a la apertura no se le da rango de fiesta como se le da al pregón o a la elección de la diosa.
Hay muchas cosas que se pueden hacer para llenar de contenido esa función; y lo más importante: sin gastar mucho.
Los figuras

13 comentarios:

  1. Está publicado, dónde se puede comprar?

    ResponderEliminar
  2. Lo publicó Cajasol, no está a la venta; ellos lo regalaban a la clientela. Ya sabes: hipoteca para toda la vida, un libro.

    ResponderEliminar
  3. Creo que si Elena se pasa por la sede de la Fundación Cajasol (o como demonios se llame), allá en la que fuera casa de José María Pemán,en la Plaza de San Antonio, le pueden dar uno, si es que aun les quedan, que es relativamente probable que sí.

    Por intentarlo no pierde nada, en cualquier caso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Alfred, lo intentaré desde luego.

    ResponderEliminar
  5. Creo que quedan algunos porque Cajasol, a todo aquél que no pudo pagar la hipoteca, le quitaba el piso y el libro. Menuítos son.

    ResponderEliminar
  6. A mi tambien me interesa .... al final va a termina vendiendo el libro mas que el Cd del Duque ... jajajaja... avisarme si quedan.

    Salud a tod@s.

    ResponderEliminar
  7. Creo que es el libro menos leído sobre el Carnaval. Si hubiera un sistema para arrebatárselo a quien lo tuviera y no lo haya leído, podría publicar otra edición de cerca de mil ejemplares.

    ResponderEliminar
  8. Es triste esto, y me creo que sea el libro menos leído sobre el Carnaval. Concretamente, sólo se habrán fijado con cierto interés el anexo con la recopilación de letras, para gusto del aprendizaje papagayero.

    Paco, tu libro, además de un sanísimo ejercicio de la opinión a través de la experiencia, es una colección de sensateces impropia de esta fiesta. Por ello, no te extrañe que ande entre ensayos, o en los mismos estantes que las recopilaciones de actas sobre simposios y congresos.

    Total, en todas partes menos donde debiera estar: motivando la reflexión y el debate.

    Paco, permíteme una pregunta más personal: ¿Te has guardado muchas páginas de esas que al final uno decide no publicar?

    ResponderEliminar
  9. ¿Has sido tú quien lo ha leído, Hugo? muchas gracias.
    ¿Sabes? el tal Lolo del libro, mi interlocutor, existe de verdad. Se llama de otra manera, por supuesto; y un día, cuando se publicó el libro le dije que Lolo era él y le regalé un ejemplar dedicado; ¡Pues no lo ha leído! ¿No es frustrante?

    ResponderEliminar
  10. Contesto a tu pregunta, Hugo: siempre se calla uno más de lo que dice; la convivencia exige que seamos cautos y comedidos. Salud, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Que conste que servidor también se lo ha leído, ¿eh?

    Y muy interesante que me pareció, además.

    ResponderEliminar
  12. Al final voy a ser envidiado por Pérez Reverte de la cantidad de lectores que tengo. Gracias a todos.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain