domingo, 18 de julio de 2010

Lenguaje machista

Mi amiga Elena tiene un excelente artículo en su blog (Cádiz en malva) sobre el machismo en el lenguaje.

Lo comparto con ella casi todo. Pero en la cuestión de tener que decir las cosas en los dos sexos (gaditanos y gaditanas, por ejemplo) me parece  que convertimos el habla en algo cansado y trabajoso. ¿Cómo digo “mis padres” o “mis hijos”? ¿Tengo que decir mi padre y mi madre? ¿o mis hijas y mi hijo? ¿Cómo digo “uno de nosotros”? ¿Uno y una de nosotros y nosotras? Creo que debería haber cierta elasticidad.

Y en el periodismo, por ejemplo, serían ganas de alargar las noticias inútilmente. Veamos: “Al puerto de Cádiz ha llegado un barco con 800 pasajeros y pasajeras que fueron conducidos y conducidas a varios autocares para dar un paseo por la Provincia. Mientras, los componentes y componentas de la tripulación, fueron recibidos y recibidas por la Alcaldesa con sus concejales y concejalas”.

Ya sé que es un poco exagerado porque hay términos que se pueden sustituir por genéricos: (tripulantes y tripulantas por tripulación); pero hay momentos en los que no se puede; y si en esos casos que no se puede no nos enfadamos ¿Por qué vamos a enfadarnos con los demás?

Para lo que hay que hacer pedagogía (creo yo, y lo digo con el mayor de los respetos) es para que el lenguaje no se use con machismo aunque haya sido creado con tintes machistas.

Es difícil de explicar, pero pongo un ejemplo: a mí me puede parecer machista el dejar pasar delante a una mujer al entrar en algún sitio; pero cuando yo lo hago, lo hago sin el menor atisbo de machismo y lo mismo lo hago con un hombre; es decir, para mí es un gesto de educación, no de galantería o caballerosidad con las damas.

Ojalá me haya explicado bien.

11 comentarios:

  1. La explicación es estupenda, Paco, y me encantaría que estos "ejercicios didácticos" se dieran más a menudo.

    A la igualdad se llega obviando la diferencia, no explicitándola y reiterándola continuamente. ¿Es también nuestro lenguaje racista porque no remarcamos el nombre de todas las etnias?

    Desigualdad es la imagen mental de "el jefe y su secretaria", y no al contrario". Se es desigual cuando se piensa en jueces o arquitectos y se intuye que son hombres, y tenemos que recurrir a palabras ciertamente feíllas como "jueza" o la polémica "miembra", para "preparar al público".

    Por motivos laborales, recuerdo analizar culebrones como aquellos famosos "Gavilanes", que han contado siempre historias sobre "mujeres poquita cosa" prendadas de "hombretones como dios manda". Curiosamente, aquella serie fue líder de audiencia en España (y consiguió el premio TP 2005), con señoras y señoritas de todas las edades como sector principal. Y tuvo unas críticas excelentes porque, miren ustedes por dónde, "es que los tíos estaban muy buenos".

    Entonces, ¿en qué quedamos?

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo, y a Elena por supuesto idem, pero creo que terminaremos con hacernos la picha un lio.

    Yo no creo, por lo menos como yo hablo, que se haga menospreciando a nadie, yo crecí en el género neutro y ese era de terminación masculina, y de hecho cuiando me enseñaron eso no me decián que era una forma que sobrevaloraba lo masculion a lo femenino, era el lenguaje de entonces y el de ahora.

    Yo cuando nació mi hija decía "mi niña" despues nacio el niño y cuando me refiero a ellos dego mis niños, y por supuesto no estoy despeciando a la mujer que mas quiero.

    Aunque me vas a perdonar pero voy a poner un articulo que escribí hace tiempo sobre como veo yo a mis hijos cada uno en su entorno.

    http://jardinauta.blogspot.com/2008/10/igualdad-pues-no-me-da-igual.html

    ResponderEliminar
  3. Cuando decimos que vivimos en una sociedad machista, tenemos que aceptar que la Sociedad la formamos hombres y mujeres; es decir, que machistas somos todos.
    Yo he oído decir a una señora, "es que las mujeres de hoy en día no aguantan nada"; porque, para ellas, aguantar a un marido borracho y con genio, era lo normal siempre que fuera trabajador y llevara su casa para adelante.
    Por otro lado, el machismo tiene matices que no están al alcance de inteligencias "débiles" (y no es que yo me la esté dando de inteligente); pero hay mujeres que no entiende que es machismo el hecho de que el marido la lleve una vez a la semana a la peña, la siente en una silla y consienta que pida de lo mejor. Que no le falte gloria bendita mientras él está en la barra.

    ResponderEliminar
  4. Entre el machismo y el feminismo, con perdón, se ha llegado al punto de negar la diferencia entre hombre y mujer. Y sencillamente somos diferentes, en muchísimas cosas que no tienen porqué distanciar. Pero somos diferentes. Lo social (porque hoy lo social se impone) no debe nunca mezclarse con lo intrínseco de lo natural en cada cual. Un hombre no piensa ni actúa como una mujer. Y vicebersa. En muchas cuationes de la vida. Y las actitudes son distintas. Yo creo que por buscar empecinadamente el mismo rasero para ambos se acaba en lo empalagoso que no aclara nada de los dos y esconde demasiado de uno y de otro. Por quedar justos.

    Bueno, es una opinión sin pretensión de hacer la picha un lío a nadie. Seré yo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola. No soy el Manuel Casal periodista, aunque me llamo igual que él y soy también de San Fernando.

    Sobre el tema que tratáis me gustaría decir que el machismo lo entiendo como un tipo de discriminación y ésta consiste en tratar de forma diferente a los que son iguales, esto es, a los que tienen los mismos derechos. El problema del machismo me parece que no está tanto en el lenguaje –aunque ahí se muestra muchas veces-, cuanto en la realidad, en el trato diario con las personas. Es ahí en donde hay que ver el problema y en donde hay que tener un comportamiento humano, en donde el hombre no salga favorecido a costa de la mujer. Uno de los principios más importantes de los seres humanos creo que debe ser el de la igualdad: todos somos diferentes, pero iguales.

    En el lenguaje, además de corrección gramatical, creo que hay que usar el sentido común. Sobre todo, tener cuidado con las generalizaciones del estilo de “todos los hombres (o las mujeres) son iguales” y cosas por el estilo. Y no usar palabras que se han deformado por el mal uso, como “zorro” (astuto) y “zorra” (puta) u “hombre público” y “mujer pública”. No creo, sin embargo, que el problema esté tanto en las palabras que se usan, sino en lo que se dice con ellas.

    Tengo un blog en el que hace tiempo que hice una serie de post sobre este asunto. Os dejo la dirección, por si os interesa. http://manuelcasal.blogspot.com/2008/07/machismo-2-los-pies-de-las-chinas.html

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Contra el machismo, quienes más podemos hacer somos los hombres: no debemos consentir chistes y gracietas a costa de las mujeres. Si un amigo nuestro hace un comentario (jocoso o en serio) con el que quiera ridiculizar o poner en entredicho a su esposa, se lo debemos reprochar aunque corramos el riesgo de que se enfade. Y por supuesto, nunca reír esas gracias.
    Ya os podréis imaginar que yo, entre mis amigos, en ese sentido soy un antipático; pero me da igual. Yo siempre digo que de las cuatro personas que más quiero, tres son mujeres y tengo que velar por su dignidad. Quien no lo quiera entender choca conmigo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices Paco, pero a veces las cosas son mas sencillas de lo que parecen... Por mucho que nos quieran manipular el lenguaje, ni componenta ni tripulanta vienen en el diccionario, simplemente no existen. Por eso, el español, a diferencia del inglés, tiene unos maravillosos articulos para precisar el sexo o género, así decimos la tripulante o la componente y todo el mundo lo entiende. Salud

    ResponderEliminar
  8. Pero no deja de ser una cuestión de costumbre. Con el tiempo hemos aceptado "gobernanta", "infanta", "poetisa", "modisto"...Todo depende de si los periodistas quieren, que son los que nos obligan a hablar mal y a introducir en el Diccionario acepciones dispares para una misma palabra; como el caso moderno de "evento", que como la Prensa lo utiliza para todo, ya en el Diccionario significa una cosa y la contraria.
    Son los dictadores del lenfuaje.

    ResponderEliminar
  9. Llego tarde. Pero me encantan que se abran estos debates. Es sano cuestionar lo que parece establecido.
    Salud para todos y para todas ;)

    ResponderEliminar
  10. !ui! que gracia me ha hecho el comentario de Paco que dice que todo depende de lo que los periodistas quieren, porque es la pura verdad. El ejemplo está en la palabra ahora de moda para que nos creamos lo que dicen es: Hay que trabajar para que sea el mercado "sostenible" la economía "sostenible" la energía "sostenible": Nos quieren transmitir que todo es "sostenible", cuando en la realidad es que, todos se quieren "sostener" a costa o "con el sudor del de enfrente"

    ResponderEliminar
  11. El escritor Fernando Aramburu escribe en su blog, sobre una presentación de su libro:

    "Me flanquearon hembras a la mesa. Estaba, pues, como en casa. Es que congenio con el rebaño cuando es bello y huele bien."

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain