miércoles, 21 de julio de 2010

Respeto


La cuestión de la prohibición de la prostitución es algo que no voy a entender nunca. ¿Todavía seguimos con ese puritanismo? ¿Todavía la Iglesia va a marcar nuestra forma de dirigirnos por la vida? A quien hay que perseguir es a ese personal chungo que explota y extorsiona. Lo que pasa es que es más cómodo y barato prohibir el trabajo a las prostitutas, que perseguir a las mafias. Aparte de que detrás de esas cadenas de extorsionadores, suele haber personas influyentes  y que gastan mucho dinero en lugares como la Costa del Sol y similares.
Pero una persona tiene derecho a explotar la parte de su cuerpo que desee explotar si  la Naturaleza se lo ha bendecido. Ya sea el cerebro, la cara los pies o la vagina.
La prostitución, ejercida en libertad, es un trabajo tan digno como cualquiera; y si una mujer quiere ejercerla antes que servir a una vieja impertinente o fregar suelos, tiene el derecho a nuestro respeto. Lo que pasa es que ese oficio, a la luz pública, sólo lo ejerce gente pobre; que cuando lo ejerce una económicamente solvente, le colocamos otro nombre en lugar de el de prostituta.
Pero si respetamos a un científico que pone inteligencia y conocimiento al servicio de la guerra inventando armas para matar, ¿por qué no vamos a respetar a quien pone lo que tenga que poner por hacer feliz a una persona un ratito? 

2 comentarios:

  1. Coincido totalmente contigo maestro, de hecho creo que si se legalizara, nada mas que con lo que se aportaria a la seguridad social dariamos un gran paso para salir de la crisis. Y ni te hablo del derecho de esas mujeres de tener una cotizacion, reconocimientos medicos periodicos... y sobre todo salir de la exclusion social.
    Un saludo maestro y a cuidarse.

    ResponderEliminar
  2. Claro que toda persona tiene derecho a hacer con su cuerpo lo que le venga en gana, pero prostitución y libertad no van de la mano, todo lo contrario. El 95% de las mujeres que la ejercen están coaccionadas y amenazadas (no lo digo yo eh, lo dice la ONU)
    Y además, si el ejercicio de la prostitución no fuese suficientemente duro, las mujeres que la ejercen llevan siglos soportando la hipocresía, el cinismo y el desprecio.
    No creo que legalizándola se alcanzaran los derechos y el respeto para estas mujeres, ganarían las mafias que tendrían el campo libre.

    Si a alguien le apetece leerla, esta es mi opinión sobre el tema: http://cadizenmalva.blogspot.com/2010/03/mama-papa-de-mayor-quiero-ser-puta.html
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Tú no te cortes, di lo que quieras.

Loading...

Despedida

Espero haber tenido el tacto suficiente como para que esto te haya sabido a poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain